viernes, 4 de enero de 2019

VIVE EN EL FINAL de NEVILLE GODDARD



Yo me atrevo a decir que cada uno aquí diría “Sí” a la afirmación de las Escrituras: “Con Dios, todas las cosas son posibles.” (Marcos 10:27)

No creo que tú estuvieras aquí si no creyeras en Dios, y el Dios para el que todas las cosas son posibles. Pero quizás nosotros nos detenemos justo ahí, y separamos al hombre de Dios; y mi propósito es mostrarte que no somos dos, que somos Uno, – que Dios efectivamente se convirtió en hombre, para que el hombre pueda convertirse en Dios.

Así que dejadme, ahora esta noche, daros mis razones para mis afirmaciones. Vamos al Evangelio de Juan y se nos dice que: “La Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros.” (Juan 1:14) Bueno, esa es una mala traducción. La palabra traducida por “entre” es la preposición griega “en”, “dentro”. “La Palabra se hizo carne y habitó dentro de nosotros”, – “en nosotros”. (Juan 1:14)

Juan usó el plural “nosotros” para la naturaleza de la que nos componemos; que la Palabra de Dios, que es definida en las Escrituras como el poder creativo y la sabiduría de Dios, no se puso en alguna persona entre los hombres, pues entonces ese supuesto uno habría avanzado, y no más; pero Cristo, para salvar a todos, no hizo a este o a ese hombre su habitación, sino que “habitó en nosotros.”

Esa misma Palabra creativa que creó el universo y lo sostiene, ¡habita en nosotros! Por tanto, “con Dios todas las cosas son posibles” (Marcos 10:27), y por tanto con el Hombre todas las cosas son posibles. Así lo afirma en un libro Mateo: “Con Dios todas las cosas son posibles”; pero en Marcos él afirma: “Todas las cosas son posibles para él,” queriendo decir el hombre, “el que cree”. ¿Puede creer el hombre?

Así, esta Palabra creativa está en nosotros. Bueno, ¿qué es esta Palabra creativa? ¡Es tu propia maravillosa imaginación humana! Eso es Cristo en el hombre. El hombre es todo imaginación, y Dios es el hombre, y existe en nosotros, y nosotros en Él. El cuerpo eterno del hombre es la imaginación, y eso es Cristo mismo; el divino cuerpo Jesús; nosotros somos sus miembros.

Así, cuando tú dices “Yo soy”, ese es Él. Ahora, ¿puedes creer que tú eres ahora el hombre que te gustaría ser, aunque en el momento de tu asunción la razón lo niegue y tus sentidos lo nieguen? ¿Puedes concebir realmente una escena que, si fuera verdad, implicaría el cumplimiento de tu sueño? Simplemente imagínala. Ciertamente puedes imaginarla, pero el problema es: ¿la creerás? ¿Creerías en la realidad de la cosa imaginada?

Si yo pudiera en este mismo momento imaginarme a mí mismo en un estado – absolutamente cualquier estado – y habitar en él; bueno, ahora, ¿qué es “habitar en él”? Bueno, yo estoy habitando en él. Bueno, ¡eso es Cristo! Y eso es el poder resucitador del universo. Así, si yo permanezco en un estado, lo resucitaré y lo objetivaré en mi mundo.

Pero yo tengo que seleccionarlo y entrar en ese estado. Si el espectador pudiera entrar en cualquiera de esos estados en su imaginación, abordando el estado en el carro incandescente de su pensamiento contemplativo – ¿Cómo sería si fuera verdad? ¿Cómo me sentiría si yo fuera ahora el hombre que me gustaría ser? ¿Cómo sabría que podría convertirme en él?

Bueno, primero, mientras yo asumo que lo soy, déjame pensar en mis amigos – aquellos que realmente se regocijarían conmigo si fuera verdad. Déjame imaginar que los estoy viendo con mi ojo mental. ¿Cómo me ven ellos? Si lo que estoy asumiendo es verdad, ellos deberían verme como yo me estoy viendo a mí mismo; y si son amigos, ellos deberían regocijarse conmigo. Así, déjame ahora asumir que estoy viendo reflejado en la cara de un amigo eso que, si yo lo viera, implicaría que él ve en mí eso que yo he asumido que soy. ¿Funcionará eso? ¡Inténtalo! Yo te digo, por mi propia experiencia personal, que funciona.

Como se nos dice en Corintios: “¿No te das cuenta que Jesucristo está en ti?” a menos, por supuesto, que dejes de someterte a la prueba.” (Segunda Corintios 13:5, traducción de Moffatt) Ahora somos retados. Él dice: “Ven, ponte a prueba y ve.” (Segunda Corintios 13:5, Moffatt)

Bueno, así es como yo me pongo a prueba a mí mismo. Si Cristo está en mí, y todas las cosas son posibles para Cristo, entonces yo debo descubrir quién es Él. Bueno, yo le he encontrado como mi propia maravillosa imaginación humana; y a causa de que él habita, – no sólo en mí, habita en nosotros, – todo es posible para cada uno en el mundo. Y, así, ayudas más al hombre diciéndole quién es Cristo. Tú podrías darle todas las cosas en el mundo que él necesite; volverá por más mañana a menos que sepa quién es Cristo.

Puedes darle el mundo entero a cualquiera de ellos; lo gastarán – lo agotarán – si no saben quiénes son. Pero dile quién es, y él no necesitará nada más que el conocimiento de quién es y la aplicación de ese conocimiento; pues nosotros somos el poder operante. ¡No funciona por sí mismo! Yo puedo decirte que tu imaginación es Cristo, y quizás tú me creerás, pero a menos que tú realmente lo tomes hasta el punto de trabajar sobre ello y hacerlo funcionar, no significa nada.

Bueno, si esta noche, yo realmente lo creo, no permitiría al sol ponerse en mi sueño a menos que yo me sienta justo en la situación del deseo cumplido. No es necesario que sea un deseo para mí mismo; podría ser un deseo para un amigo, para cada uno en el mundo, porque Cristo habita en todos y Cristo es la verdadera identidad de cada hombre; entonces todo el mundo debe ser yo mismo “exteriorizado”. No puede haber otro si Dios es uno; por lo tanto, me digo a mí mismo, como al aparente otro, ¿qué haría si yo fuera tú, y en vez de darle la cosa que necesita físicamente, le dijera cómo obtenerla por él mismo?

¿Cómo te sentirías si ahora tú fueras la persona que tú quieres ser? ¿Cómo verías el mundo si las cosas fueran como tú deseas que sean?

Ahora, esto es lo que quiero decir por “vivir en el final”. Robert Frost, justo el año antes de que partiera de esta esfera, escribió esta historia para la revista Life, y él dijo: “Los Padres Fundadores no creyeron en el futuro,” – ¡qué choque, que ellos no creyeron en el futuro! “Ellos se creyeron en él.” Dijo: “Nosotros estamos siempre imaginando por delante de nuestra evidencia”, y lo más creativo en un hombre es creerse en una cosa. Ellos no tenían evidencia para apoyar su reclamación de la democracia, estaban bajo un rey, cuando echaron al rey y comenzaron a simplemente construir un concepto del futuro. No creyeron que el mero paso del tiempo podría traerles ese sueño; ellos se creyeron en él, y esos hombres creyeron implícitamente en la Palabra de Dios. Y creyeron que si yo sé lo que quiero cuando rezo, y creo que lo he recibido, lo habré recibido. Bueno, si ese precepto es cierto – literalmente cierto – para ser aceptado literalmente y cumplido literalmente – bueno, ¿entonces qué estoy yo haciendo no creyendo?

Yo debo efectivamente saber exactamente qué me gustaría ser; y descubriendo qué me gustaría ser contra lo que parezco ser, ¡atreverme a asumir que yo lo soy! Y mi asunción, aunque falsa, si persisto en ella, se materializaría en un hecho. (Anthony Eden) Eso lo sé por mi propia experiencia, y sé que es una ley; por lo tanto, si alguien no se está convirtiendo en la persona que le gustaría ser, y me dicen, “Bueno, yo una vez lo imaginé y no funcionó”, ¿entonces qué estás haciendo ahora que aún no lo estás imaginando?

Si imaginar crea la realidad, ¿qué estás imaginando? Pues si Cristo es el único poder creativo en el universo, y yo lo identifico con mi propia imaginación, entonces mi imaginación está creando la realidad. Así que ¿qué estoy imaginando?

Escojo el periódico de la mañana, y me estoy alimentando con todo lo que yo no debería festejar – todos los horrores del mundo, todos los estados negativos del mundo; después de haberlo leído durante una hora, luego debo o regurgitarlo o, de algún extraño modo, borrarlo, porque yo no puedo ir por la vida alimentándome de tal absurdo. Pero si yo realmente sé lo que quiero, lo que tú quieres, lo que nosotros queremos, y me convenzo a mí mismo de que lo tenemos, – si mi premisa de que imaginar crea la realidad es sensata, yo debería en un futuro no distante oírte contarme que ¡ha funcionado! Para que tú y otros me cuenten, y yo a su vez te cuente, e ir por la vida compartiendo estas maravillosas noticias con los demás.

Así, yo digo, vive como si fuera verdad – exactamente como si fuera verdad. Ese pasaje de Shakespeare – nos han enseñado desde el estado primitivo que lo que es, fue deseado hasta que fuera. Aquí lo encontramos en César: “El que es, fue deseado hasta que lo fuera.” (Julius César, de W. Shakespeare) Él no nació César, el rey; sino que fue una ambición cumplida, porque él fue deseado para ello. Él lo deseó, vivió en el estado; y todo se reajustó para conformarse a ese estado al cual él fue fiel.

Yo lo veo en mi círculo inmediato: aquellos que no hubieras pensado ni por un momento que se harían prominentes, pero desearon ser prominentes; aquellos que desearon tener éxito, como ellos concebían el éxito, – no hay dos que vean el éxito de la misma manera; algunos lo ven a través de los ojos de la riqueza, otros a través de subir en alguna profesión, otros de alguna otra manera, – bueno, lo que ellos conciban que sea, pueden realizarlo, si noche tras noche ellos duermen en la asunción de que son ahora lo que les gustaría ser.

Así que volvemos: si la Palabra es verdaderamente la que crea el sistema en el cual vivimos: “En el principio era la Palabra, y la Palabra estaba con Dios, y la Palabra era Dios.” (Juan 1:1) “Por Él todas las cosas fueron hechas, y sin Él no fue hecho nada de lo que fue hecho.” (Juan 1:3) – no, ni siquiera las llamadas cosas desagradables; pues si todas las cosas fueron hechas, Él tiene que ser responsable de las cosas desagradables también.

Así, se nos dice en las Escrituras: “Yo mato y Yo hago vivir; Yo hiero y Yo sano.” (Deuteronomio 32:39) – Yo creo la bendición; Yo creo las maldiciones; pero ahora yo debo elegir la vida. Elige las cosas agradables, pero no digas que hay otro creador; pues si hay otro creador, entonces estamos en conflicto. Así que mi propia imaginación puede convocar cosas desagradables si yo habito en ellas, o cosas agradables; pero no puede haber dos dioses. No puede haber dos creadores. Y si yo puedo encontrar a ese Creador e identificarle con mi propia maravillosa imaginación humana, entonces yo no puedo “escurrir el bulto”. No me puedo volver hacía nada y culparlo por las cosas que están sucediendo en mi vida.

Sé que muchos de nosotros no estamos discriminando, y cuando vemos nuestra propia cosecha no la reconocemos. No podemos concebir que nosotros, de alguna extraña manera, permitimos que esas cosas fueran alimentadas por nosotros. ¡Pero lo hicimos! No podría haber llegado a pasar de ningún otro modo. Así que, si yo lo creo y lo acepto, entonces viviré según ello; y entonces cuando yo sé lo que quiero para cualquiera, – y esto va para todo en este mundo – entonces, ahora – en este mismo instante, tú deseas felicidad en el matrimonio. Tú dices: “Bueno, no hay una persona en mi mundo que sea elegible. No conozco a nadie.” Tú no tienes que conocer a nadie. Todo lo que tienes que hacer es decidir dentro de ti mismo lo que quieres. Ahora, ¿qué harías si fuera verdad? Llevarías un anillo en el único dedo que implicaría que alguien lo colocó ahí – ¿alguien que tú admiras? Bueno, entonces llévalo ahí. No lleves un anillo físico. Ponlo sólo como si él lo hubiera colocado ahí, y duerme sintiendo que lo que estás sintiendo es real. No digas: “Es todo imaginación.” Ciertamente lo es, porque toda imaginación es Cristo; por lo tanto, es todo realidad. Así, cuando dices “Eso es sólo mi imaginación”, estás simplemente diciendo “Eso es sólo una cosa llamada Cristo”, cuando tratas a la imaginación de ese modo.

¿Hay algo en este mundo que no fuera primero imaginado? Nómbrame o señálame una cosa en este mundo, que ahora se considere real, que no fuera primero sólo imaginada. Lo que ahora está comprobado fue una vez sólo imaginado. Por lo tanto, esta es una afirmación verdadera: “Todas las cosas fueron hechas por Él” (Juan 1:3), y Él es tu propia maravillosa imaginación humana. Toda la realidad objetiva es únicamente producida a través de imaginar. Las ropas que lleváis, las sillas en las que estáis sentados, esto en lo que estamos ahora colocados, todo fue una vez sólo imaginado.

Ahora esta noche, descubre exactamente qué es lo que tú – no lo que “ellos” piensan que deberías querer –, lo que tú quieres. No pidas permiso a nadie. No necesitas permiso de nadie; sólo necesitas tu propia decisión. ¿Qué quiero yo? Ahora, ¿cómo sería si fuera verdad? ¿Qué sentiría yo si fuera verdad? Ahora captura el estado de ánimo, y trata de dar a ese estado de ánimo toda la vividez sensorial de la realidad – todos los matices de la realidad –, y luego duérmete en él igual que si fuera verdad. Y luego espera lo inevitable.

Lo inevitable es que tú vas a resucitarlo y objetivarlo en la pantalla del espacio, y luego el mundo lo llamará real; y puede que no te crean. Realmente no importa. Si les dices que llegó a pasar porque tú simplemente lo imaginaste, – no, ellos señalarán la serie de acontecimientos que llevaron a ello, y le darán el crédito al puente de incidentes a través del cual caminaste hacia el cumplimiento de ese estado, y señalarán alguna cosa física que fue la causa. No, la causa es invisible, pues la causa es Dios, y Dios es invisible para el ojo mortal.

¿Quién sabe lo que estás imaginando? Nadie lo sabe; pero tú puedes sentarte e imaginar, y nadie puede impedirte hacerlo; ¿pero puedes dar realidad al estado imaginado? Si puedes, sí, un puente de incidentes aparecerá en tu mundo y tú pasarás a través de una serie de acontecimientos llevando al cumplimiento del estado imaginado. Pero no atribuyas causalidad a ningún paso físico que lleve hacia el cumplimiento de él.

Imagínate teniendo un maravilloso negocio, y luego viene el día en que un edificio está en venta y tú no tienes un penique para ello, y un total – no un total extraño, pero un hombre llega y te pregunta de una manera bastante amistosa, “¿Va usted a comprarlo?” Y sabiendo que tú no tienes un penique, le dices como si fuera de amigo a amigo: “¿Con qué?” Y entonces él dice: “Bueno, yo tengo dinero. Está sólo en el banco sin producir nada.” Tú dices: “Bueno, yo no tengo garantía.” Pero él dice: “Te he observado. Eres una persona honesta; tus familiares son honestos – pienso que lo son. ¿Le gustaría que yo lo comprara para usted y enviara a mi abogado para pujar por usted? Si ellos supieran que yo estoy pujando, ellos saben que yo tengo dinero, me pujarán al alza; y así lo obtendré al precio más bajo, consiguiendo un abogado que represente a más de un cliente, y ellos no sepan a quién representa, y él pujará por él. ¿Está dispuesto a tomarlo, independientemente del precio?” Y tú dices, “Sí, lo tomaré, pero yo no tengo garantía.” “Todo lo que necesito es su firma de que simplemente pagará el seis por ciento sobre cualquiera que sea el precio, y luego reducir ese principal en un periodo de diez años. ¿De acuerdo?” “Sí.” “Bueno, entonces firme esto, y veremos si podemos comprarlo.”

Ese día posees el edificio, ¡y no tienes un penique cuando tú posees el edificio ese día! Sólo tenías tu firma en un trozo de papel. Al final de los diez años repagas al hombre su principal; lo reduces cada año pagándole el seis por ciento del principal restante, y reduces el total al final de los diez años.

El hombre muere veinte años después y te deja 150.000 $ en metálico, libre de impuestos y un par de casas, muchas pertenencias personales. Mientras tanto, tú continúas en ese negocio y lo multiplicas y multiplicas; y ese año era 1922-1923. Ahora estamos en 1968. Ese edificio – estoy hablando fácticamente – de 1924 no existe ahora. Él pagó sólo 50.000 $ por él. Fue repagado y repagado. Un banco hace tres años compró la propiedad – el edificio estaba dañado – por 840.000 $ en metálico, y sin ganancia de capital, – de 50.000 $ a 840.000 $. Mientras tanto el negocio se ha expandido por todas las demás islas, de modo que hoy no podrías comprarlos por 15.000.000 $. ¡Todo con la imaginación! Y esto se remonta a la imaginación que precedió a la oferta de este hombre para comprar el edificio; pues el joven, viendo este edificio y manteniendo el pensamiento de que los actuales propietarios engañaron a su padre, y a través de engaño le echaron de una sociedad – una sociedad juvenil. Y él fue movido – no a obtener venganza, sino a demostrar que él realmente tenía algo dentro y podía tener éxito a pesar de este engaño.

Así que cada día el veía en esa marquesina, no su nombre, sino el nombre de su propia familia; y lo veía con su ojo metal, porque tú no podías tomar su nombre y trasliterarlo y hacer que se leyera el nombre de la familia de este hombre, pero él lo vio. Con su ojo mental él vio ese nombre, lo cual si fuera verdad implicaría que la familia lo poseía. Lo hizo cada día, dos veces al día, durante dos años, y entonces vino esto súbitamente – de la nada, y todo se hizo posible. Hoy ellos están por todas las islas y no tienen socios. Nunca han admitido ningún socio, nunca vendieron una pizca de acciones fuera de la propiedad familiar. ¡Todo con la imaginación!

Ahora, yo sé de lo que estoy hablando, porque yo soy un miembro de esa familia. Estoy hablando de mi propia familia. Esto no es habladuría. Yo lo sé. Mi segundo hermano, Victor, fue en cuya imaginación todo empezó a brotar. Y él aún lo trabaja todo con la imaginación. Él sabe lo que quiere, y luego, después de haber decidido en sí mismo: “Eso es lo que yo quiero, y eso es bueno para el negocio”, entonces, con su ojo mental, se lo apropia, y luego deja que las cosas sucedan.

Como se nos dice en las Escrituras: “La visión tiene su propia hora fijada, madura, florecerá; si tarda, entonces espera, pues es seguro, y no será tarde.”
Habakkuk 2:3 (Traducción de Moffatt)

Leed eso en el Libro de Habakkuk. Aquí está la verdadera traducción de ese pasaje en Habakkuk.

Así que, cuando sepas lo que tú quieres, permanece fiel a esa asunción; y la asunción, aunque de momento sea negada por tus sentidos y negada por la razón, si persistes en ella, se materializará en hecho. ¿No se nos dijo que Dios llama a las cosas que no son vistas como si fueran vistas, y entonces lo no visto se convierte en visto? (Ver Romanos 4:17) Él llama a todo de lo no visto a lo visto de esta simple manera, pues Él es el poder resucitador.

Así, si yo asumo que Yo soy, no tengo que tener evidencia para sustentarlo; yo asumo que Yo soy. ¿Soy qué? Bueno, yo lo nombro, y habiéndole dado un nombre, dado forma, dado definición, permaneciendo en ello, lo resucito. Y si se requieren mil personas para ayudar al nacimiento de ese estado, mil personas jugarán sus papeles, y yo no tengo que salir y buscarlos, más de lo que mi hermano tuvo que salir y buscar a este hombre. Él no habría sabido dónde empezar a buscar a uno el día de la venta. Por lo que a él respecta, lo había hecho con su ojo mental, y permitió que todo sucediera, y lo tomó como una broma. Realmente pensó que era una broma, y le dijo a este hombre: “¿Me está usted tomando por tonto?” Y él dijo: “No.” Él dijo: “Bueno, entonces espere. Déjeme llamar a mi padre. Él está comiendo.” Le llamó por teléfono; dijo: “Papi, ven. Deja todo y ven.” Y luego dijo: “Ahora dígale a mi padre lo que me dijo a mí.”

El nombre de mi padre es Joseph, y mi padre dijo: “¿Usted realmente lo dice en serio?” Él dijo: “Sí Joe, lo digo en serio. Le tendré una oferta hoy. Usted ponga su firma aquí, y que su hijo Victor ponga su firma; eso es todo lo que necesito.”

Esa fue una amistad de por vida. Así, cuando ese hombre murió, mi hermano Victor no le debía nada. Tanto le gustaba la amistad y el sentido de la decencia que tenía con mi hermano Victor, que le dio 150.000 $ en metálico y libre de impuestos, y las casas; todo libre de impuestos. Y ese edificio que él compró por 50.000 $ fue vendido hace tres años al Banco de Nueva Escocia. Lo derribaron y construyeron una preciosa estructura, pero pagaron a nuestra familia 840.000 $ por ese edificio, y no había ganancia de impuesto de capital. Todo fue simplemente gratis.

Así que yo sé de lo que estoy hablando. Todo lo que necesito de ti es la aceptación. ¿Lo creerás? ¿Creerás que “con Dios todas las cosas son posibles” (Marcos 10:27)? ¿Creerás que todas las cosas son posibles para el hombre?

Bueno, puedes comprobarlo en el futuro no distante, pero tú eres el poder operante. No funcionará por sí mismo. Si te atreves a asumir esta misma noche que tienes un trabajo mejor que el que ahora tienes, o que tienes unos ingresos mayores; puedes ser despedido mañana. ¡No te preocupes! Cuando reflexiones verás que fue necesario para moverte hacia el cumplimiento de tu asunción. ¡Tú podrías ser despedido! Y yo no me golpearía un ojo si tú me dijeras mañana: “Bueno, hice lo que me dijiste. ¿Sabes qué sucedió? Fui despedido.”

Yo he visto eso. Tienen alguien que despedirte para que obtengas un mejor trabajo. Yo he visto eso más de una vez. Yo no me iría y abandonaría el trabajo. Puedes ser ascendido en el trabajo, o puedes ser invitado por algún otro negocio que sea de la competencia a unirte a ellos. Yo no sé cómo sucede. Sólo sé que, si permaneces fiel a la asunción, va a suceder, y vas a ser ascendido hacia el cumplimiento del estado que te has atrevido a asumir que es tuyo.

Podría contarte innumerables historias de esta naturaleza. De modo que yo digo: Habita en el final. El final es donde nosotros comenzamos, pues si yo he visto mi nombre en la marquesina, ése es el final. Yo no espero a que el incidente tenga lugar en mi trabajo para moverme de uno a otro a otro, llevando a eso. Yo habito en el final. Así, si voy al final mismo, ¿cómo sería si fuera verdad?

Un caso de salud: no cómo va a ponerse mejor, sino que tú vas al final, y le dices a alguien que no esté bien – en tu ojo mental tú les dices: “¿Sabes? Yo nunca te he visto mejor aspecto”, y tienen que decirte: “Nunca me he sentido mejor.” Bueno, ahora, eso es una confirmación de lo que tú estás viendo. Pero tú puedes decirme: “Yo no puedo oír a la gente.” ¡Oh sí, puedes! Puedes oír cualquier cosa que quieras oír. No tienes que oírlo audiblemente.

Escucha en este mismo momento. Tú puedes no ser capaz de silbar una melodía. Quizás no puedes llevar una melodía de ninguna manera. No puedes tocar un instrumento, no puedes silbar, no puedes cantar. Bueno, ¿puedes imaginar ahora que estás oyendo El Himno de Batalla de la República? ¡Escucha! ¿No puedes oírlo? ¿No puedes aumentarlo a mil voces, a diez mil voces? ¿Lo oíste en el funeral del senador Kennedy? ¿Lo viste en TV? ¿No era conmovedor cuando el órgano empezó a sonar, y súbitamente esa encantadora voz cantándolo, y todo se hizo – bueno, el mundo entero de la TV se llenó de él. Dudo que hubiera muchos ojos secos cuando el continuó cantando El Himno de Batalla de la República. Bueno, yo no puedo cantar; puedo silbar una melodía; pero puedo ahora mismo estar aquí y escuchar y oír todo brotar. Si intento imitarlo con mi voz, no podría hacerlo, pero puedo oír su voz como él lo cantó. Tú puedes oír la voz de cualquiera, puedes oír la voz del locutor. Esta noche, solo, puedes oír mi voz, y puedes poner en mi voz lo que quieres oír, y yo, sin tú saberlo, me encontraré diciéndotelo. Algo sucederá para confirmar lo que estás oyendo.

Así, tú puedes hacer esto para bien o para mal. Te aconsejo: Hazlo para bien. Pero la elección es tuya. Puedes herir y puedes bendecir, pero no hieras. Utiliza tu imaginación siempre amablemente en nombre de los demás. Pero decirte que no podrías hacerlo para herir es estúpido, pues tú puedes herir. Depende enteramente de ti.

Así que imagina lo que tú quieres, cree que lo tienes y ve cómo funciona en el mundo. Aquellos que se mofan de ello, déjalos mofarse. Dentro de cinco años, cuando tú estés en la cima, ellos pueden estar trabajando para ti, y pueden incluso haber olvidado que se sentaron en la misma audiencia contigo cuando tú oíste y creíste, y ellos también oyeron, pero no creyeron, y así tú te moviste y ellos se quedaron atrás. Así es la vida.

Pero hay sólo un poder creativo en el universo. Las Escrituras mencionan ese poder como Dios, Jesucristo, el Señor – el mismo Poder. Porque no hay dos dioses, no hay dos señores, hay sólo Uno. Y ese único Cristo habita en nosotros. Él no se apropió de un solo hombre, como los sacerdotes del mundo enseñan. Ellos te cuentan de un solo hombre, y singularizan a un hombre que difiere de todos los hombres. Él no está habitando en este hombre o en ese hombre. Su deseo fue salvar a la humanidad, y así Él habita en nosotros; no en ese hombre particular. Él no se convirtió en ese único hombre, habitando en un solo hombre. No dejes que nadie te diga que el Cristo en ti difiere del Cristo, y déjales que nombren a cualquier hombre que quieran. Él no puede diferir.

Si hay un Cristo aparte de ese Cristo que es crucificado dentro de nosotros, y que se eleva y continúa elevándose en la humanidad, es un falso Cristo. Y los maestros que enseñan sobre un Cristo diferente externo, objetivo, son falsos maestros. Cristo está dentro, y Él se eleva dentro. Así que sal y ponlo a prueba. Ponlo a prueba extrema. Cristo en nosotros, no “ahí fuera”, es la esperanza de la gloria.

Así, esta es la palabra de la que yo hablo; y la palabra, por cierto, su verdadera definición es “significado”. En el principio había significado para todo, y el significado estaba con Dios, y Dios mismo era el significado (Juan 1:1) Hay un propósito, hay un plan detrás de todo. Él lo planeó todo como ha salido, y como será consumado. Y el propósito de todo ello es despertar en nosotros, de modo que nosotros y Él sean uno. Así que Él efectivamente se convirtió en nosotros para que nosotros podamos convertirnos en Dios. Parece increíble, pero es verdad. Ese es el propósito de la vida: tomar a la humanidad y levantarla hasta Dios, de modo que se convierta en Dios. Así, Él se convirtió en hombre, para que el hombre pueda convertirse en Dios.

Ahora, esta noche, tú no necesitas limitarlo a ti mismo. Toma a un amigo, sin el consentimiento del amigo, sin el conocimiento del amigo, y levántalo. ¿Conoces a un amigo que esté desempleado? Bueno, entonces velo como lucrativamente empleado; y no se lo cuentes, para que puedas alardear mañana. No te jactes. Sólo velo lucrativamente empleado.

Hay un amigo mío en Los Ángeles, y este hombre fue despiadadamente abroncado por sus superiores y le dijeron que él no servía para nada, y estaban considerando prescindir de él. Iban a echarle. Bueno, ese hombre no tenía apoyo fuera del trabajo y tenía una familia. Él se lo contó a mi amigo. Bueno, mi amigo vive según esta ley; de modo que él le dijo: “Muy bien, sigue tu camino.” No le dijo lo que él iba a hacer.

Se sentó tranquilamente en su escritorio y oyó al hombre decirle que le elogiaban más allá de toda medida por algo que él había hecho. No pasaron 48 horas y ellos tuvieron una completa inversión de su actitud hacia este hombre en su elogio por algo que hizo en el mundo de la publicidad. Pero el golpe dejó su marca, y él le dijo a mi amigo: “Sí, ellos lo han reconsiderado, pero yo no me siento cómodo en el trabajo, porque ellos no podían haber dicho las cosas desagradables que dijeron y olvidarlas; de modo que volverá, y voy a abandonar. No tengo dinero. Voy a darles notificación en dos semanas. Voy a pedirles que me den una de las dos semanas, que yo pueda rehacerme y quizás ausentarme unos días y simplemente poner mis pensamientos en orden.”

Bueno, al final de las dos semanas él no tenía trabajo. Mi amigo, – cuando él le contó lo que iba a hacer, – sabía que él no podía aspirar a abandonar y no trabajar, de modo que él le vio lucrativamente empleado y ganando un veinticinco por ciento más que en el actual trabajo. Él se ausentó la segunda semana. Cuando él volvió al final de la primera semana, vino al despacho de mi amigo y dijo: “Sólo ayer obtuve la oferta, y empiezo el lunes. No pierdo ni un día de sueldo y empiezo con un veinticinco por ciento más de lo que recibía en el anterior trabajo.”

¿Qué lo hizo? La imaginación de mi amigo; un amoroso uso de la imaginación en nombre de un amigo. Si hubiera ido sin ese estado imaginario, podría haber entrado en el sitio, y el hombre habría dicho: “No tenemos nada”, o “No podemos emplearte”, “¿Por qué has abandonado?” No preguntó nada, simplemente quería al hombre.

Así que, si precedes tu visita con un acto imaginario, ellos te verán como tú te ves a ti mismo. Si tú vas sabiendo que no eres bueno, ellos te verán exactamente de ese modo. Pero si vas con la asunción de que las cosas son como tú deseas que sean, ellos van a verte de ese modo. Y ésta es la vida.

Ahora, ¿qué proclamación más grande puede hacer alguien que proclamar que él es Dios? Y cuando Él lo proclamó, ellos dijeron, “Está blasfemando, pues aquí hay un hombre, ¡y el hombre proclama que él es Dios!”

El décimo capítulo de Juan: “Y él dijo, '¿No está escrito en vuestra ley, Yo digo que sois dioses, hijos del Altísimo?'” (Juan 10:34)

Si Él les llamó dioses a quienes la Palabra de Dios vino, ¿dirías tú del que Él ungió y envió al mundo que está blasfemando? ¿Conoces alguna declaración más grande en el mundo para un hombre que identificarse él mismo con Dios y caminar como si lo fuera, y no estar avergonzado de admitirlo? Él no va alardeando sobre ello, sino que él sabe en su corazón que es uno con Dios, pues si su imaginación es Dios – y él imagina –, ¡entonces ese es Dios! Y si él imagina un estado y viene a pasar, entonces él conoce el poder creativo que es Dios. No tiene que alardear sobre ello ni estar avergonzado de ello. Él duerme en un noble estado, porque él es uno con Dios.

Bueno, deja que cada uno tome esa actitud y el mundo cambiará – no será golpeado; pero puedes tomar al mundo entero, si ellos se sienten esclavos, y darles el mundo, ellos lo querrán de nuevo mañana. A menos que un hombre tenga autorrespeto, tú puedes darle todo el dinero del mundo y no significa nada. Eso vale para el individuo, vale para una familia, vale para una raza o pueblo, vale para una nación. Como nuestro anterior Presidente Hoover dijo: “El surgimiento y caída de las ideas determinará el surgimiento y caída de los hombres, el surgimiento y caída de las naciones, el surgimiento y caída de las comunidades.”

Así que dime la idea que una comunidad mantiene de sí misma, y te diré de esa comunidad. Pero ahora cambia esa idea de sí misma y cambiarás a esa comunidad. Deja que una familia se sienta importante en sí misma, – no tiene que tener un antecedente. ¿Quién tiene un antecedente? Así, tú retrocedes suficientemente lejos, y casi todo el mundo que ahora reclama una importancia estaría avergonzado de ese antecedente.

Así que no retrocedas, empieza justo donde estás. Y no pagues a nadie para mirar tu árbol genealógico, porque vas a pagarles para olvidarlo. Simplemente, de inmediato, comienza ahora mismo y asume la dignidad que es Dios. Ese es tu antecedente real; es Dios; y así que ¡asúmelo!

Y, entonces, con esa asunción, – y si tienes hijos – yo espero que tú infundas eso en el niño. Infúndelo en todos dentro del entorno y hazles sentir importantes.

Yo no tengo antecedente, juzgado por las normas humanas – o intelectuales, financieras o esas cosas, – nosotros lo hicimos. Pero mi madre infundió en nosotros, cuando hacíamos algo de lo que ella estaba avergonzada, ella nos decía: “¿Has olvidado que tú eres un Goddard?” Bueno, nosotros no sabíamos. Eso debe haber sido muy importante, porque mi madre decía: “¿Has olvidado que tú eres un Goddard?”

Bueno, yo nunca oí eso de que nosotros teníamos un antecedente, pero de repente tú empiezas a sentir que debes ser importante. Así, mi madre lo infundió en nuestro ojo mental. Ella hizo el nombre importante, así que hoy es importante. Donde nosotros estamos, en el sentido de negocios, en cada sentido, es importante; pero mi madre hizo eso, y ella se casó con un hombre que no tenía antecedente, y tomó su nombre, pero ella lo hizo importante.

Muy bien, ¿quién tiene algún antecedente? En cuanto a mí respecta, yo rehúso aceptar la aristocracia de ningún ser en este mundo, aparte de la aristocracia del Espíritu. ¿Qué otra aristocracia? Dadme la aristocracia del Espíritu, pero no me vengas con ninguna descendencia física. Yo no soy un animal. No soy un caballo, donde tú lo desarrollas por un caballo tras otro. ¡Yo soy Dios! ¡Todos somos Dios! Tú no puedes remontarte más allá de Dios. De modo que, si ese es el comienzo de todos nosotros, bueno, entonces esa es nuestra raíz, y así proclámalo ahora. En cualquier momento, proclámalo, y tú te encontrarás limpio de cualquier cosa que pudieras tener, aunque el árbol genealógico lo mantenga. Tú no tienes ningún árbol genealógico.

El verdadero israelita no es un descendiente según la carne, sino el Elegido de Dios, de cualquier nación. Ese es el hombre de Dios. Así, tú simplemente te atreves a asumir que tú eres ese hombre de Dios, y luego aplica lo que yo te estoy diciendo esta noche. ¿Y puedo decirte?, en el futuro no lejano – en el presente inmediato – funcionará. Si tú no vacilas y no cambias la asunción – si permaneces fiel a la asunción –, se materializará en hecho; porque imaginar crea la realidad. ¡Lo hace!

Ahora entremos en el silencio.






Traducido por Javier Encina
La conferencia original en inglés es LIVE IN THE END (Neville Goddard 07-19-1968)
Ahora entremos en el silencio.


sábado, 29 de diciembre de 2018

Poderosa Oración Chamánica para Restaurar y Sanar los Lazos Kármicos y nuestras Heridas Ancestrales


Indio americano

Sintiendo en lo profundo de tu corazón y pidiendo al Corazón del cielo, corazón de la Tierra, al corazón del universo nos guié en este día, poniendo en nuestros corazones la intención de sanar desde lo mas profundo de nuestro inconsciente colectivo, todas las heridas de todos los tiempos, en todos los Espacios SAGRADOS de tiempo.
Pidiendo a las CUATRO direcciones del universo que llegue este llamado, que hermanos y hermanas sientan en lo más profundo de su Alma el deseo de liberación, del perdón, del amor mas profundo.
INVOCANDO A NUESTRO PADRE-MADRE CREADOR DE TODO LO VISIBLE E INVISIBLE, INVOCANDO A TODOS LOS SERES DE LUZ Y PROTECTORES DE LA DIVINIDAD, INVOCANDO A TODOS LOS ELEMENTALES, A LOS CENTROS Y LUGARES SAGRADOS, INVOCANDO AL ALMA – CORAZÓN DE LA TIERRA, CORAZÓN DEL CIELO, CORAZÓN DEL UNIVERSO. INVOCANDO A NUESTRA FAMILIA ESPIRITUAL NOS ASISTA EN ESTA HORA, EN ESTE TIEMPO EN ESTE ESPACIO, EN ESTE REZO, INVOCANDO A TODOS LOS GRUPOS ESPIRITUALES QUE TRABAJAN POR EL MESIANISMO COLECTIVO, POR LA UNIDAD Y AMOR INCONDICIONAL.
PEDIMOS:
PERDÓN a nuestra ALMA, por todo el daño causado desde el tiempo sin principio, por el dolor que nos hemos causado a nosotros mismos, por el no merecimiento del Amor y compasión de nuestros actos, por la culpa que nos mantiene alejados de nuestro Ser Crístico, por el resentimiento, el orgullo, la arrogancia, la dureza de corazón. PERDÓN por sentirnos mas que nuestros hermanos, por el daño causado a todas las ALMAS. PERDÓN, PERDÓN, PERDÓN, si te lastime consciente o inconscientemente.
PERDÓN PADRE, MADRE, HERMANO, HERMANA, ESPACIOS SAGRADOS, LUGARES DE ENCANTO, POR TODAS LAS VIDAS QUE HE PASADO, POR LOS TODOS LOS PASOS Y EXPERIENCIAS VIVIDAS, POR TODOS LOS AMORES, POR TODAS LAS HERIDAS QUE HE CAUSADO EN MI INCONSCIENTE. PERDÓN, PERDÓN, PERDÓN.
PERDÓN a todos los PUEBLOS, todas las RAZAS, a todos los CONTINENTES, a todos nuestros ANTEPASADOS, PERDÓN… por el sometimiento, por la ignorancia de no saber respetar los espacios y las formas, las creencias, las leyes universales.
PERDÓN por las muertes trágicas causadas a todos nuestros hermanos en tantas guerras sin motivo, sin lucha, sin objetivo, por todos los niños, mujeres, hombres y ancianos. Por todos y cada uno de ellos que han entregado su vida, por un ideal de lucha.
PERDÓN por toda la sangre derramada en la tierra donde cada día en las grandes, pequeñas ciudades, en las casas solitarias y lejanas mueren hermanos de tristeza, de soledad, de hambre, de desigualdad.
PERDÓN CORAZÓN DE LA TIERRA, por todo el daño ocasionado, por toda la tala de arboles, la contaminación en tus selvas, humedales, bosques, desiertos, montañas, por todas las muertes trágicas de los seres de la tierra, por la depredación de cada especie. Por la alteración de semillas, por cada espacio explotado, por cada mina destruida, por cada cerro talado, por cada bosque quemado, por cada hijo tuyo que hemos tomado sin haber consagrado. PERDÓN por toda la contaminación de las grandes ciudades, por la falta de conciencia.
PERDÓN al elemento AGUA, por toda la contaminación de los mares, océanos, lagunas, arroyos, ojos de agua, cenotes, ríos. PERDÓN, por la venta de este espíritu del agua.
PERDÓN CORAZÓN DEL CIELO, por no ver toda tu grandeza, por alejarnos, por nuestra falta de sensibilidad, por todo el daño causado a tus espacios sagrados.

Perdón al corazón de nuestro propio Universo…

RENUNCIAMOS a la ira, renunciamos a maldecir, renunciamos al fraude, renunciamos al robo, renunciamos a dar información malvada, renunciamos al espíritu de contradicción y a la enemistad heredada, renunciemos a la ignorancia, renunciamos a la maldad, renunciamos a la furia, renunciamos al adulterio, renunciamos al asesinato, renunciamos a la dureza de corazón y a la irreverencia, renunciemos al ateísmo, renunciemos al uso de encantamientos, renunciemos a la blasfemia, renunciemos a las enseñanzas engañosas, renunciamos a todo aquello que nos mantenga presos, esclavos de nuestros propios miedos y alejados de todo lo DIVINO.
AGRADECIENDO POR TODO LO VIVIDO, por todo lo aprendido como ALMA, por las experiencias y las enseñanzas que toda nuestra historia Familiar Espiritual y Física, agradeciendo y consagrando cada ACTO DE AMOR, DE PERDÓN, DE LIBERACIÓN, DE ACEPTACIÓN Y DE PAZ.
ACEPTEMOS LA PAZ en nuestra ALMA. Aceptémonos y amémonos unos a otros, seamos dóciles de corazón, seamos Pacíficos, seamos Compasivos, Demos caritativamente todo cuanto nazca de nuestro corazón, atendamos a todos nuestros hermanos por igual, al pobre, al enfermo, al peor de los asesinos, y a los que están en necesidad, Aceptemos, amemos y protejamos lo Divino, seamos justos con nuestros hermanos y con nosotros mismos, seamos de intenciones puras y honestas.
RECUERDA tu Alma, es quien ERES en verdad; en tu Alma esta la memoria de todos los actos, de todos los pasos vividos, no es tu cuerpo. Tal como todas las Almas, estamos destinados a dejar el cuerpo en algún momento. Consideremos cambiar de conciencia y mirar hacia el terreno Espiritual, aprendamos de nuestros actos, seamos conscientes de nuestra PALABRA. No te confundas en el camino. Medita en la relación personal que tienes con lo DIVINO, cualquiera que sea tu creencia, ideología o filosofía, se fiel a ti mismo.
MUCHAS GRACIAS. PADRE MADRE DIOS CREADOR DE TODO LO VISIBLE E INVISIBLE, CORAZÓN DEL CIELO, CORAZÓN DE LA TIERRA, CORAZÓN DEL UNIVERSO,POR LA GRANDEZA DE VIVIR CADA DÍA, GRACIAS POR LOS RAYOS DEL SOL, POR LA VIDA GESTÁNDOSE A CADA INSTANTE, POR LOS AMIGOS, POR LOS AMORES, POR EL PERDÓN, POR LA LIBERTAD, POR LA SANACIÓN DE LAS ALMAS, DE LOS ESPACIOS, DE LOS CREDOS. GRACIAS POR TODOS MIS HERMANOS, GRACIAS POR CADA RISA, CADA ABRAZO, CADA REZO.. SIMPLEMENTE GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS
Todo esto es parte de tu oportunidad de soltar y permitir a Dios nuestro Padre Madre Creador vivir en nuestra ALMA, lo cual se traduce en estar abierto y confiar que lo que llega es un bien mayor. Todas las BENDICIONES hoy y siempre en tu VIDA.
YO ME AMO, ME PERDONO Y ME LIBERO POR TODO DAÑO CAUSADO A MI ALMA, A MI ESPÍRITU, A MI CORAZÓN, A MI AMOR Y LO MAS DIVINO MI PADRE CREADOR. y te libero de todo y por todo. Y necesito de ti, para que juntos lleguemos y seamos un mundo mejor, por nuestras generaciones futuras.

EMETERIO DAVILA ESPARZA
Extraído  http://lareconexionmexico.ning.com/profiles/blogs/oracion-poderosa-oracion-chamanica-para-restaurar-y-sanar-los-laz