martes, 25 de febrero de 2014

Primer Paso del Perdón: Reconoce el miedo




Comenzamos este viaje juntos reconociendo el miedo, la tristeza, el dolor, la herida, la envidia, la ira, los sentimientos de separación. No tratamos de justificar estos sentimientos, ni tampoco los condenamos. Simplemente nos permitimos a nosotros mismos ser conscientes de que están ahí. El proceso siguiente puede ayudarnos a estar con nuestros sentimientos sin alejarnos de ellos (negarlos) ni exteriorizarlos (proyectarlos).

  • Reconocemos el sentimiento.
  • No justificamos ni condenamos lo que estamos sintiendo.
  • Aceptamos el sentimiento y nos damos permiso para experimentarlo.
  • Permitimos que nos hable.
  • Honramos el sentimiento y lo consideramos una comunicación interna.
  • Nos responsabilizarnos del sentimiento, por ejemplo: «Me siento herido, iracundo, triste, etc».
  • Rechazamos la tendencia a responsabilizar a otra persona de lo que sentimos.Nos quedamos con el sentimiento.
  • Nos negamos a intelectualizarlo. No es importante saber por qué nos sentimos así.
  • Mientras estamos con el sentimiento, tomamos conciencia de que en este momento no estamos siendo muy amorosos, ni hacia nosotros mismos ni hacia los demás.
  • Dejamos que este mensaje cale hondo, y nos quedamos con el sentimiento hasta que empiece a cambiar.
Es importante darse cuenta de que cada sentimiento negativo surge de la percepción de una falta de amor. En último término, ese amor debe venir de dentro. Por eso no queremos mirar fuera de nosotros.
No queremos alejarnos del sentimiento, sino entrar plenamente en él. Queremos afrontar el hecho de que queremos amor, y no nos sentimos amados ni amorosos. Queremos estar con ese vacío, con esa aparente carencia. Estar con ese vacío nos ayuda a situarnos detrás de él. Nos ayuda a entenderlo. Ahí es donde encontramos el amor que pensábamos que nos faltaba.

La fuente del amor no está en la superficie. Está en lo profundo del corazón, tan profundo como nuestro sufrimiento. La Madre Divina se esconde en el pozo negro. Tenemos que entrar en ese pozo para encontrarla. Tenemos que atravesar nuestro miedo, nuestra ira y nuestra vergüenza para sentir su amor incondicional. Este es nuestro descenso. Es la primera mitad de nuestro viaje. No podemos abrazar el amor hasta que aprendamos a estar con nuestro miedo y nuestros sentimientos de separación. Tenemos que hacer las paces con nuestras emociones.

Pretender no estar molestos cuando estamos molestos es un sinsentido. Y sin embargo, lo hacemos todo el tiempo.
«No estoy molesto». (Negación).
«Eres tú quien está molesto». (Proyección).
¿Por qué me resulta tan difícil admitir ante mí mismo o ante ti que estoy molesto, que en este momento el miedo me abruma? ¿Creo que soy el único que tiene esta experiencia?
Parece que eso es lo que pienso. Parece que eso es lo que tú piensas. Parece ser que ambos estamos tratando de impresionarnos mutuamente, cuando lo que en realidad necesitamos es un buen abrazo.

Uno de nosotros tiene que tener las agallas de decir: «Vaya, ahora mismo tengo mucho miedo». Y el otro probablemente dirá: «Yo también».
Pero temo que me diga: «Ya te lo dije, estúpido; todo es culpa tuya», y por eso no expreso lo que siento.
De modo que siempre es difícil liberarse mutuamente de la negación. La ilusión se construye a partir de la negación. Es un cimiento establecido sobre arenas movedizas. Empieza por una simple percepción errónea y acaba con otra percepción más compleja.
En cuanto hay un único ataque, todos los demás le siguen, y cada persona justifica su ataque como una defensa. La torre de Babel está hecha de suposiciones basadas en el miedo.

Así que estamos de acuerdo en sentir el miedo, porque es en la negación de nuestro miedo donde echa raíces cualquier ilusión. Todas las desigualdades del mundo surgen de esta negación en nuestras mentes.
Cuando sentimos nuestro miedo y lo reconocemos es cuando experimentamos la igualdad con todos nuestros hermanos y hermanas. Es un momento en el que todos nosotros somos inocentes, todos somos libres de elegir, todos nos damos apoyo mutuo.
Ese momento viene a nosotros continuamente. Entendemos que cada elección es una elección entre el amor y el miedo, pero no podemos empezar a acceder al amor hasta que reconocemos nuestro miedo.

Como verás, a medida que vayas dando los pasos que se proponen en este libro, el equilibrio empezará a cambiar gradualmente del miedo al amor. Y sin embargo, incluso aquí, donde todos debemos comenzar, el amor ya está presente.

En este primer paso retiramos la primera barrera a la presencia del amor. No, esa barrera no es el miedo. Esa barrera es la negación del miedo.
El primer paso del perdón es darnos permiso para tener miedo y para sentir todos nuestros sentimientos. No podemos superar el miedo si tenemos miedo de experimentarlo.
Ése es el momento en que tomamos la cruz y empezamos a caminar colina arriba, como hizo nuestro hermano mayor. Sintiendo el miedo, caminamos a través de él mientras el amor nos llama, una amable promesa en los cielos matinales.


Extraído 

Segundo paso del perdón: Comprende que lo que quieres es amor



Pienso que lo que quiero es más dinero, o más sexo, o más reconocimiento, o mejor salud, pero, en realidad, lo que quiero es amor. Creo que tendré razón si demuestro que tú estás equivocado, pero en realidad lo que quiero es amor. Creo que me sentiré mejor si tú eres castigado por tus pecados, pero en realidad lo que quiero es amor.

Lo único que quiero, amigo mío, es que me quieras. Si estuviera seguro de tu amor, el resto estaría bien. De algún modo, encontraría el modo de aceptar el resto y de trabajar con ello.

Aquellos de nosotros que hemos buscado la perfección hemos tenido que aprender a las duras que la perfección no existe. Las demás personas no están aquí para hacernos felices. Están aquí para ayudarnos a aprender. Subyacente a este objetivo apenas recordado está el recuerdo de un amor que nos une a todos.

Estamos aquí para amar y para aprender. No estamos aquí para forzar el aprendizaje o el amor, sino para dejar que cada uno de ellos nos lleve de manera natural hacia el otro. Cuando uno está presente, el otro también.

De modo que la vida no siempre va por donde yo quiero. A veces quiero que me complazcas, y tú estás en mi vida para ayudarme a despertar. Estás aquí para ayudarme a que aprenda a responsabilizarme. Bailamos esta danza en la que yo sigo intentando que tú me des lo que quiero y tú sigues alejándote. Empiezo a pensar que no me quieres. Empiezo a tener resentimiento hacia ti. Me siento enfadado porque creo que te niegas intencionalmente a satisfacer mis necesidades.

Pero tú no estás aquí para satisfacer mis necesidades. Estás aquí para mostrarme mis necesidades a fin de que yo pueda aprender a satisfacerlas por mí mismo. Este es tu propósito y, cuando lo cumples, nos liberas a los dos.

Sabes, creo que quiero que tú satisfagas mis necesidades, pero, en el fondo, eso no es verdad. Quiero que tú satisfagas tus necesidadesQuiero que tú seas feliz. Sólo necesito saber que si te alejas de mí, no me estás rechazando. Sólo necesito saber que me quieres.

Cuando sé eso, no quiero interponerme en tu camino. De hecho, te abriré la puerta y te desearé que todo te vaya bien.

Yo no quiero ser la persona que te retenga en contra de tu voluntad. Y no quiero que se me retenga en contra de la mía.

Sé que todos somos libres de elegir. Sólo necesito saber que, cualquiera que sea tu elección, seguirás queriéndome.

Esto es lo que necesita mi niño. Y aunque sigo haciéndome mayor, ese niño no se va. De hecho, crece y se hace más atrevido en mi corazón. Aprende a pedir lo que necesita.

Ya no le avergüenza pedir.

Antes trataba de manipular y de controlar, e insistía en salirse con la suya. Pero eso era porque no se le escuchaba. Ahora que él sabe que yo le escucho, pide cosas muy simples: «Sólo necesito saber que me quieres».

En mi dolor, en mi confusión, en mi herida, en mi tristeza, sólo necesito saber que soy amado. Si sé que soy amado, el dolor empieza a disiparse. La separación se va superando gradualmente.
Cuando sé que soy querido, algo ocurre. Pero no puede ocurrir hasta que sé que lo que quiero es amor, y tengo la valentía de pedirlo.

Mis sentimientos son una comunicación interna que me dice que no me estoy sintiendo amoroso hacia mí mismo ni hacia los demás. Me he excedido o me he quedado corto, he permitido que alguien me pisara o he pisado a alguien. No me estoy sintiendo amado. No me siento amoroso.
Esto es lo que debo reconocer. Y entonces, cuando lo reconozco, debo decidir que lo que quiero es amor. No puedo continuar con este proceso de perdonar a menos que decida ahora mismo que lo que quiero es amor.

Sí, está bien sentir mi dolor, pero el dolor simplemente me dice que lo que quiero es amor. Sentirme separado, enfadado, envidioso, culpable o triste simplemente me dice que lo que quiero es amor.
Lo increíble es que cuando no justifico ni condeno mis sentimientos, me llevan a un vacío que sólo el amor puede llenar. Y el amor siempre comienza en mi propio corazón.

Tu amor se puede unir a él, pero yo no puedo depender de tu amorEl amor entra cuando empiezo a quererme a mí mismoY el amor entra cuando empiezo a quererte a ti.
De modo que el segundo paso me ayuda a reconocer que quiero amor y que puedo dármelo a mí mismo. Este reconocimiento pone en marcha el siguiente.





sábado, 15 de febrero de 2014

Los Guerreros del Arcoiris



Llegará el tiempo en que habremos de necesitar a los que preservan las tradiciones, las leyendas, los rituales, los mitos y todas las viejas costumbres de los pueblos” para que ellos nos muestren cómo recuperar la salud, la armonía y el respeto a nuestros semejantes. Ellos serán la clave para la supervivencia de la humanidad, y serán conocidos como “Los Guerreros del Arcoiris”
Hubo alguna vez una anciana llamada Ojos de Fuego, nativa de la tribu Cree de Norteamérica. Esta mujer lanzó una profecía que hasta nuestros días hace eco...

Llegará el día en que la codicia del hombre blanco, del Yo-ne-gi, hará que los peces mueran en las corrientes de los ríos, que las aves caigan de los cielos, que las aguas ennegrezcan y los árboles ya no puedan tenerse en pie.

Y la humanidad, como la conozco, dejará de existir. Llegará el tiempo en que habremos de necesitar a “los que preservan las tradiciones, las leyendas, los rituales, los mitos y todas las viejas costumbres de los pueblos” para que ellos nos muestren cómo recuperar la salud, la armonía y el respeto a nuestros semejantes. Ellos serán la clave para la supervivencia de la humanidad, y serán conocidos como 
“LOS GUERREROS DEL ARCO IRIS“.

Llegará el día en que algunas personas despierten de su letargo para forjar un Mundo Nuevo de justicia, de paz, de libertad y de respeto por el Gran Espíritu. Los Guerreros del Arco Iris transmitirán el mensaje, para difundir sus conocimientos a los habitantes de la Tierra, a los habitantes de Elohi.

Ellos enseñarán a vivir como vive el Gran Espíritu, y mostrarán cómo ese mundo futuro se ha alejado del Gran Espíritu y por qué razón se encontrará tan enfermo. Los Guerreros del Arco Iris le enseñarán a la gente que este Ser Ancestral, el Gran Espíritu, es un ser de amor y comprensión, mostrarán cómo devolverle a la Tierra, a Elohi, toda su belleza.

Estos Guerreros del Arco Iris proporcionarán a la gente los principios y reglas para hacer una vida acorde con el mundo. Estos principios serán los mismos principios que seguían los pueblos del pasado. Los Guerreros del Arco Iris le enseñarán a la gente los viejos hábitos de la unidad, del amor y de la comprensión.

Y enseñarán por los cinco rincones de la Tierra cómo alcanzar la armonía entre las personas. Le enseñarán a la gente cómo orar al Gran Espíritu de la misma manera como lo hacían los pueblos del pasado, dejando que el amor fluya como las hermosas corrientes que descienden de las montañas, por cauces que las llevan a unirse con el océano mismo de la vida.

Y una vez más renacerá la alegría de estar en compañía, como también en la soledad. Estarán libres de envidias mezquinas, y amarán a sus semejantes como a sus hermanos, sin importar el color de su piel, su raza o su religión. Sentirán cómo la felicidad inunda sus corazones mientras se vuelven cada uno con el resto de la creación. Sus corazones serán puros e irradiarán calidez, comprensión y respeto por la humanidad, por la naturaleza y por el Gran Espíritu. Y una vez más colmarán sus mentes, sus corazones, sus almas y sus actos de los pensamientos más puros, para así aspirar a la magnificencia del Maestro de la Vida, ¡el Gran Espíritu! Hallarán la fortaleza que se oculta en la belleza de una oración y en los momentos de soledad de la vida.

Y sus hijos nuevamente podrán correr libres y disfrutar los tesoros de la Naturaleza y de la Madre Tierra, libres de venenos y de la destrucción generada por el Yo-ne-gi y sus prácticas codiciosas.

Los ríos fluirán limpios otra vez, los bosques serán abundantes y llenos de hermosura, y otra vez habrá aves y animales sin número. Nuevamente se respetarán los poderes del planeta y de los animales, y la conservación de todas las cosas bellas se convertirá en una forma de vivir.

El pobre, el enfermo y el necesitado recibirán cuidados de sus hermanos y hermanas de toda la Tierra. Y estas prácticas serán de nueva cuenta parte de sus vidas cotidianas.

Los líderes de los pueblos volverán a ser elegidos a la vieja usanza… no por el grupo político al que pertenezcan, ni porque griten más fuerte o presuman más, tampoco por un proceso de intercambio de insultos o acusaciones mutuas; serán elegidos aquellos cuyas acciones digan más que sus palabras. Serán elegidos como líderes o Jefes aquellos que den muestras de su amor, su sabiduría y su valor, que hayan sido capaces de actuar por el bien de todos. Serán elegidos por sus cualidades, no por la cantidad de dinero que posean. Y al igual que los Jefes devotos y considerados de la antigüedad, usarán su amor para entender a la gente y para asegurarse de que sus niños y jóvenes sean educados en el amor, en el trabajo y en el conocimiento de su entorno.

Les mostrarán que los milagros pueden hacerse realidad para curar a este mundo de todos sus males, devolverle la salud y la belleza que antes tuvo.

Las tareas que les esperan a los Guerreros del Arco Iris serán muchas y mayúsculas. Habrá enormes montañas de ignorancia que será necesario vencer; se enfrentarán contra prejuicios y odio. Tendrán que ser dedicados, firmes en su fortaleza y tenaces de corazón. Porque en su camino hallarán mentes y corazones dispuestos a seguirlos en esta senda que le devolverá a la Madre Tierra toda su belleza y su plenitud.

Ese día llegará pronto, ya no está lejos. Llegará el día en que nos demos cuenta de que todo lo que somos, nuestra existencia misma, se la debemos a las gentes que han reservado su cultura y su herencia, a esas personas que han mantenido con vida los rituales, las historias, las leyendas y los mitos. Y será gracias a este conocimiento que ellos han preservado, como volveremos a estar otra vez en armonía con la Naturaleza, con la Madre Tierra y con la humanidad misma. Y descubriremos que este conocimiento es nuestra clave para la supervivencia. Éstos serán los Guerreros del Arco iris, y ésta es la razón que me impulsa a proteger la cultura, la herencia y los conocimientos de mis antepasados. ”

“El optimismo de la acción es preferible al pesimismo del pensamiento”
Viejo proverbio Cree




viernes, 14 de febrero de 2014

RELACIONES MULTIDIMENSIONALES Por Celia Fenn



Una de las áreas que se ha visto más afectada con la llegada de la Energía Cristal y el cambio hacia una vida Multidimensional, ha sido la de las relaciones. Mucha gente está experimentando corazones rotos y dolor mientras sus relaciones de larga tiempo se desintegran. Otras personas se encuentran solas a pesar de su deseo sincero de estar en pareja. O tienen una serie de relaciones que simplemente “no funcionan”, y que les lleva a desistir y perder interés en el proceso de la relación.

¿Qué está pasando?

¿Por qué están ahora las relaciones de pareja bajo extrema presión?

¿Será que es en este tiempo de transición cuando más necesitamos relaciones de pareja?

Sí, necesitamos de las relaciones de pareja y también tendremos el apoyo necesario para ello, aunque algunas veces no lo parezca. Pero las relaciones de pareja es una de las áreas claves donde la marea del cambio se ha sentido más intensamente. Tal vez sea porque la necesidad de relacionarnos, de ser amados y aceptados es una cosa muy humana. Y esta necesidad se ha convertido en el lugar donde las viejas energías necesitan ser liberadas para permitir nuevas formas y estructuras. O sea, el caldero alquímico del alma.
Los niños Índigo en sus papeles de “destructores de sistemas” han sido el instrumento para comenzar estos cambios y los niños Cristal nos ayudarán a consolidar estas nuevas formas de relación. En el despertar de los niños Índigos , hemos pasado de una sociedad que sólo acepta la monogamia masculina/femenina de relaciones de pareja dentro del matrimonio, a una sociedad que está más preparada a aceptar diferentes tipos de relaciones de pareja. Lo importante es la necesidad de relacionarse, no a qué tipo de sexo, clase o raza pertenezca la persona a la cual nos relacionamos. Esta es una revolución que está abriendo una nueva forma de pensar en cuanto a lo que son las relaciones de pareja, lo que significa relacionarse y como fluimos en nuestras relaciones.

Las Viejas Formas de Relacionarnos: Arquetipos y Karma

En la vieja energía de 3ª dimensión, las relaciones de pareja se basaban en la atracción física o magnetismo. El concepto de “química”, “amor a primera vista” y muchos otros conceptos románticos fomentados por interminables ejemplos de películas y novelas, era la fuerza de motivación. Se trataba de las apariencias, acompañadas de toda una industria para mantenerse joven, en forma y sexualmente atrayente con el objetivo de “atraer” una pareja adecuada. Esto se argumentaba como la forma de actuar de la naturaleza y las mujeres más guapas atraían a sus parejas para reproducir sus genes. Bueno esto puede ser, pero las relaciones humanas no son sólo para reproducirse y ya no necesitan seguir siendo así. Hay suficiente gente en el planeta para permitirnos el cambio en la relación de pareja como algo más que sexo y reproducción de la especie.
También, cuando dos personas se casan de forma convencional, la fuerza de los arquetipos que se activan en nosotros es tan fuerte que ambos están casi obligados a jugar roles predeterminados. Muchas personas que juran que no van a reproducir los matrimonios de sus padres, es lo que justamente acaban haciendo. ¿Por qué?. Porque más allá de las buenas intenciones, está el ímpetu del sistema matrimonial hecho arquetipo construido durante miles de años, que tiende a prevalecer y a crear la realidad. Hombre y mujer caen en los roles de “proveedor” y “nutridora” o entran en los juegos de poder para ver quién puede dominar y quien se somete. O juegan al drama de víctimas, abusadores y rescatadores. Muy a menudo los modelos de estos roles los traen de sus padres.
Estos modelos son aprendidos desde la infancia cuando el niño observa a sus padres en la danza de la relación de pareja y graba en el subconsciente todos los detalles, como referencias para el futuro. En Metafísica llamamos esto el drama del “Niño Interno” y contiene todos los temas no resueltos de ambas familias, experiencias y probablemente de vidas pasadas, en las cuales el alma haya jugado los papeles en el “drama familiar”.
Hemos aprendido a explicar este proceso de los roles del alma como “karma ” y nos decimos que pasamos por esta experiencia para aprender. La pareja en la relación es vista como un espejo de nuestros temas.
Pero una de las cosas que nos han enseñado los Índigo y Cristal es que el concepto de Karma está caduco. ¡SE TERMINÓ EL KARMA¡ Eso no significa que te graduaste de la escuela kármica para convertirte en un ser sabio. Significa que el karma no existía, que tus creencias fueron otro “sistema” que los humanos inventaron para ayudarse a explicar por qué los otros sistemas que también inventaron, incluyendo el “sistema” del matrimonio, aunque eran incómodos se tenía que perseverar y trabajar en ellos.
A medida que nos adentramos en el estado Cristal, empezamos a entender que la relaciones de pareja tienen que ver con asociaciones creativas. Son vínculos del alma experimentando el ser y al ser como otro, son de co-creación. No hay prisiones y nunca debieron serlo. Son acerca de SENTIMIENTOS. Ser capaces de comunicar el espectro completo de sentimientos con y a la otra persona. Y que esto puede realizarse dentro de las relaciones familiares, pero que existen muchas otras formas en que eso puede ser explorado y disfrutado.

La Relación de pareja Multi-Dimensional

Las nuevas formas de asociación son muy diferentes, están basadas en necesidades y criterios diferentes y se actúan también en formas diferentes. A medida que nos acostumbramos con el estado Cristal, nos habituaremos más a esa forma de relaciones.
Resonancia del Alma más que Atracción Física
La gente se atraerá entre ella en un nivel multidimensional o del alma más que a nivel físico. Lo físico será parte de las relaciones de pareja Cristal, pero ya no será más el foco principal.
Más y más gente está a la búsqueda de su “Alma gemela”. No importa si creemos o no la existencia del alma gemela, existe un profundo anhelo en la mayoría de la gente por fundir sus energías con un alma compatible.
Y es al nivel del alma que debe existir resonancia y compatibilidad.
Esto no significa que las parejas vayan a estar de acuerdo en todo. De hecho, si eso sucede, la relación puede que no funcione. En vez de eso habrá un sano equilibrio entre acuerdos y desacuerdos.
La gente Cristal fluye desde el corazón y siempre permitirá a su pareja ser quien ella o él sea. No habrá necesidad de cambiar al otro o hacerlo “mejor”, o de rescatarlo o proveerlo. Lo apoyarán y compartirán la aventura del crecimiento y auto-exploración, esperando lo mismo del otro. Pero existirá un “permitir” y una libertad que posibilitará a cada uno el crecimiento y el florecer de su pleno potencial dentro de la relación.
La Unión del Cuerpo, el Alma y el Espíritu en la Nueva Tierra de la Quinta Dimensión. a través de Celia Fenn
De Paloma: La palabra “Soulmates”, que en este texto canalizado del Arcángel Miguel he traducido como “Compañeros de/l Alma”, se traduce habitualmente como “almas gemelas”, término que no he empleado en esta ocasión para evitar la confusión con el de “llamas gemelas”, al que también se hace referencia específicamente en el texto. Queridos, uno de los mayores dones de la 5ª Dimensión serán las felices y amorosas relaciones que crearán y de las que disfrutarán como seres despiertos. Cuando despierten a su poder y abran sus corazones, crearán las relaciones más maravillosas y amorosas entre compañeros del alma. No se conformarán con menos que con una unión entre compañeros de alma. Muchos de ustedes preguntan “¿Quién es mi compañero del alma?”, especialmente aquellos de ustedes que todavía siguen solos. Y son muchos los que están solos o deseando abandonar relaciones que ya no les funcionan. Esta incomodidad se debe a que se les ha pedido que dejen las relaciones de 3ª Dimensión y entren de lleno en las uniones de 4ª y 5ª Dimensión. Aquellos de ustedes que ya tienen relación amorosa pueden decidir “trabajarla” conscientemente para elevarla a la 5ª Dimensión.
Les decimos que su compañero del alma no es ninguna persona en particular. A menudo son varias las personas que podrían ofrecerles patrones álmicos compatibles. En este tiempo de transformación y “ascensos” se les ofrecerá más de una oportunidad (alterna o simultaneamente) de constituir un vínculo entre compañeros del alma.

La clave es la compatibilidad entre las almas. Se trata de una compatibilidad energética en las Dimensiones Superiores. Las personas que formen vínculos entre compañeros del alma tendrán almas cuyas armónicas lumínicas y sonoras encajen de un modo lo suficientemente cercano como para que se produzca el potencial necesario para que ambas almas se fundan completamente y formen una Unión de Llamas Gemelas en algún nivel de sus vidas.
Esta compatibilidad armónica se siente como una profunda armonía y atracción magnética. Cuando encuentren un compañero que sea potencialmente un alma gemela lo sabrán. Su alma lo sabrá, y ese conocimiento del alma y del Ser Superior les será transmitido inmediatamente. En el estado despierto de la 5ª Dimensión, las experiencias de su alma y sus elecciones serán percibidas por ustedes como si fuesen sus propias elecciones y experiencias, dado que todo esto de su transformación en la 5ª Dimensión consiste en que ustedes alineen sus aspectos físicos (materia-cuerpo) con sus aspectos superiores.
Pero lo que quisiéramos decirles es que por algo su alma elige a un compañero, y esa razón es el servicio al bien superior. Las uniones entre compañeros de alma no vienen definidas por el ego. No giran en torno a la felicidad personal del ego, van más allá de eso, relacionándose con el modo en el que la energía de dos almas puede ser combinada para servir a un bien superior. Y en ese aspecto del servicio se encuentra la felicidad y la alegría que aporta la unión de dos en el plano material y que constituye los cimientos de la felicidad en el mundo físico.
En el pasado podía formarse una unión entre compañeros de alma para intensificar el trabajo interno. No todas las uniones entre compañeros de alma fueron felices, porque el trabajo de ambas almas podía implicar la limpieza de patrones profundamente disfuncionales comunes a las dos. Pero ese proceso ha sido completado y ha finalizado. A partir de este punto, las uniones entre compañeros consisten en crear alegría y felicidad mediante el servicio. Las uniones en la Nueva Tierra se basarán en servir al planeta a partir de un estado de alegre armonía en el que los dos se hagan uno en su compromiso con su trabajo como seres de luz en el planeta. Esto no significa trabajar físicamente juntos, sino más bien que las almas y las energías de cada uno sostendrán al otro a un nivel superior para el bien común.

Arraigando una Relación de Compañeros del Alma en lo Físico: El Papel del Sexo Sagrado
Cuando se establece una relación basada en los principios del alma, se llevan las ideas de servicio y espiritualidad al reino físico o manifiesto de la materia. La unión física de la pareja es vista como un acto sagrado en el que las energías de lo masculino y lo femenino (yin y yang), son llevadas a la armonía amorosa y extática. Eso significa que, en una unión de compañeros del alma, debe tomarse la decisión acerca de la clase de energía que desarrollará cada compañero en la relación. Idealmente, el hombre llevará la energía Yang del Masculino Divino o Dios, y la mujer la energía de la Femenina Divina o Diosa. La unión de ambas será entonces un equilibrio armónico de Yin y Yang.
Sin embargo, también puede haber relaciones en las que la mujer elija ser la energía Yang, asumiendo el hombre la energía Yin o femenina. En las uniones gay o lésbicas, los compañeros tienen que decidir quién asumirá cada energía en particular para que se genere la combinación de energías Yin y Yang que creen el camino hacia las Dimensiones Superiores.

La dificultad que muchos de ustedes están encontrando es el ajuste a esos nuevos papeles. El compañero que elija la energía femenina tendrá que entregarse al liderazgo activo del compañero que asuma la energía masculina. Esto no es dominación ni control, sino el ajuste necesario para permitir que el flujo de energía armónica equilibrada proveniente de los Niveles Superiores cree milagros entre las dos personas. Cuando lo femenino se entrega al liderazgo activo de lo masculino, se establece el Orden Divino. Entonces podrá fluir la Gracia Divina. Pero este es un acto de entrega mutua, porque el compañero masculino deberá entregarse al amor del compañero femenino, y ambos deberán entregar su voluntad a la guía superior.
En el presente, muchos de ustedes se resisten a este ajuste porque su experiencia en la 3ª Dimensión les ha conducido a rechazar lo que perciben como dominación y control, o manipulación y coerción. Pero, más allá de la disfunción de 3ªD subyace un reino de armonía y equilibrio de la 4ª-5ª Dimensión, en el que lo masculino y lo femenino co-existen en perfecta armonía como pares perfectos. Hay un vínculo de amor mutuo y de respeto que mantiene la armonía en ese perfecto equilibrio. En ese lugar de equilibrio no hay miedo ni enojo, sólo amor y aceptación.
Este equilibrio perfecto se reflejará en la unión sexual de la pareja. En la Nueva Tierra, el sexo y la sexualidad estarán basados en el espíritu y serán alegres y felices. Los viejos patrones de abuso y dominación se desvanecerán. Las parejas aprenderán acerca de la energía (chi) relativa a sus cuerpos y a su sexualidad. Aprenderán a utilizar el sexo no sólo como una herramienta de procreación, posesión, manipulación o supervivencia sino como una expresión de amor, además de un modo de mantenerse (y sentirse) jóvenes y sanos. Los viejos secretos de la alquimia sexual volverán a ser de común conocimiento y serán practicados como Sexo Sagrado, que será parte de todas las uniones entre compañeros de alma.

La Apertura del Camino hacia el Espíritu y a las Uniones de Llamas Gemelas

Cuando una pareja de compañeros de alma se une en este vínculo sagrado de cuerpo y alma, comienzan a combinarse sus energías álmicas. La práctica del sexo sagrado les permite vivir la extática alegría del retorno a la UN-idad en la experiencia física. Esta unión y combinación de las energías del cuerpo y del alma crea un vórtice espiral o camino a la Fuente y al reino del Espíritu. Entonces, esa energía es infundida desde los planos superiores para activar y energizar las almas y los cuerpos de ambos compañeros. En el mundo antiguo, los rituales del matrimonio sagrado y del sexo sagrado eran practicados por los sacerdotes y sacerdotisas para garantizar el flujo de la Gracia Divina hacia la comunidad mediante el mantenimiento en perfecto orden del equilibrio en ese microcosmos. En la Nueva Tierra, a todas las parejas que compartan un vínculo álmico les será dada la oportunidad de contraer “matrimonios sagrados” en los que aprenderán a mezclar sus energías y a atraer el flujo de la Gracia Divina y del Amor al Planeta.
Cuando la Gracia fluye de esta manera a través de una pareja de compañeros de alma, se accede a la expresión más elevada del Amor Incondicional Divino, pudiendo convertirse en Llamas Gemelas. Ambos se hacen UNO en la energía de la Fuente y el Espíritu. Su amor mutuo está incluido y es el reflejo del Amor Incondicional de la Esencia Divina. Entonces se convierten verdaderamente en el Dios y la Diosa unidos al servicio de la Llama del Amor Incondicional Divino y de su manifestación en el Planeta Tierra. Y, repetimos, esto se encuentra al alcance de todos los que forman uniones de compañeros del alma en la nueva Tierra de 5ª Dimensión. Este es un regalo de gran alegría por el que todos han trabajado a lo largo de muchas vidas de dualidad. Es el regalo de la Conciencia de Unidad en la práctica.

© 2004-5 Celia Fenn
Creative Commons License

Extraído http://gruposiron.ning.com/forum/topics/tus-almas-gemelas-de-la-4a-y

miércoles, 12 de febrero de 2014

La Tierra - El Ciclo de Vuestras Estaciones ...





YO SOY la voz de la Tierra que os habla desde el suelo bajo vuestros pies. Yo os hablo desde el corazón del Invierno, que es una estación del año que os trae mucho, aún cuando no siempre lo creáis. En el Invierno la fuerza vital se repliega hacia el núcleo. La temporada de Invierno gira en torno a ese núcleo: el núcleo de Luz en vuestro interior, el fuego que arde en el profundo interior, el poder del Espíritu en vosotros. En el invierno lo externo se cae, las ramas están desnudas. La vida se repliega hacia el tronco y hacia las raíces; y hay silencio y tranquilidad en la naturaleza. Pero este silencio, este vacío y esta esterilidad, no carecen de vida ni de Alma; siéntelo. Cuando caminas por el bosque o en los campos, allí está la vida, invisible pero tangible. La vida se repliega hacia el núcleo donde reúne fuerzas para brotar otra vez en Primavera.
Esta acumulación de fuerzas para volver a organizarlas, tiene lugar en un ciclo que se repite una y otra vez: Invierno, Primavera, Verano, Otoño; y otra vez Invierno. Un ciclo así también se presenta en vuestras vidas. Hay ocasiones en las cuales la energía de tu Alma se manifiesta completamente en la Tierra; momentos en los cuales la Luz de tu corazón se conecta con esta realidad; y expresas completamente quien eres. Piensa en un momento así en el pasado. Pregúntate: "¿Cuál momento de mi pasado significó para mí una completa realización de quien Yo era? ¿En qué, dónde y con quién, me permití ser visto completamente? ¿Dónde fluyó mi energía bien y plenamente?" Por un momento siente esto en ti mismo. Dentro de un ciclo completo, éste es un tiempo de expandirte, de irradiar, de Verano. Luego, la siguiente fase del ciclo es la energía del repliegue, para reflexionar en ti mismo y volverte a organizar. Y luego el ciclo vuelve a girar hacia un siguiente nivel de expansión aún mayor, para expresar aún más plenamente el Alma en la Tierra. Así que tú estás en un ritmo constante de expandirte hacia el exterior e ir al interior; un retorno al núcleo con el objeto de volverte a expandir; y gozosamente, ser tú mismo y darte al Mundo.
Ahora, siente en ti ese núcleo hacia el cual te repliegas. Hay un lugar en tu vientre, precisamente bajo tu ombligo, donde puedes sentir tu Humanidad, aquí y ahora, profundamente dentro del núcleo de tu Ser encarnado. Yo te pido que te sumerjas en este lugar; y que desde allí sientas la fortaleza primordial que vive dentro de ti. Tu corazón pertenece a tu Ser Angélico, tu Yo Superior, mientras que tu vientre es el lugar del "corazón pulsante" de tu Humanidad. Tu objetivo en esta vida es conectarte con ese lugar de tu vientre. Solamente allí te encarnas en la Tierra y te haces completamente Humano, porque solamente desde allí tu Luz hace una conexión verdaderamente profunda con la realidad terrenal. Haz contacto con el flujo energético en tu vientre, permitiendo que tu respiración se sumerja en tu vientre; y siente la vida dentro de él. Siente cómo este flujo energético está conectado con tu poder creativo, con la vitalidad misma del cuerpo; y también con tu sexualidad. Por un momento, sumérgete profundamente en el centro de tu vientre y abandona el mundo externo. Siente que allí se están reuniendo fuerzas que te capacitan para comenzar un nuevo capítulo de tu vida en la Tierra; y que te dan precisamente los poderes y talentos que necesitas ahora para manifestarte más completamente en la Tierra. Háblale a ese poder. Déjate abrazar por ese inmenso poder de tu vientre y de tu Humanidad. Siente que en ese lugar estás profundamente conectado con mi núcleo: el centro de la Tierra. Siente cuán conectados estamos.
Ahora, toma un temor de tu vida diaria con el cual te encuentres frecuentemente. ¿Dónde y a qué le tienes miedo? Dilo para ti mismo: ¿Es el miedo a ser rechazado, o a ser juzgado, o a estar solo? Luego siente cuánto pesa ese temor sobre ti, especialmente alrededor de los hombros y la cabeza, porque el temor se agarra fuertemente al pensamiento. El pensamiento alimenta los temores y los hace crecer. Frecuentemente tus pensamientos están llenos de pánico y desconfianza. Por un momento, siente que el miedo no está relacionado realmente con algo del mundo exterior, sino que se deriva de tu propia mente y sale de tu propio Ser. Ahora imagina ese temor como una nube de energía oscura; y con tus manos guías a esa nube de energía hacia ese punto de tu vientre que es silencioso y tranquilo; hacia la corriente de poder que fluye tranquila y confiadamente allí dentro de ti. Mira cómo tu abdomen recibe y saluda a tu temor de una manera muy neutral.
Siente en tu vientre las fuerzas elementales de la naturaleza. Tú eres más grande que éste temor; consuélalo. Permite que el miedo vea cuán fuerte eres realmente; y que tú eres parte de la Vida Eterna. Ahora tú estás incorporado aquí en la Tierra, en carne y hueso. Tu cuerpo es un hogar sagrado que animas con tu propia Luz; y tu esencia es eterna, sin importar la forma que tome. Siente la serenidad de tu fortaleza sin paralelo; y luego mira y sabe que el temor permanece en la periferia, no en tu núcleo. Deja que el miedo circule alrededor de ti, mientras tú te repliegas a tu núcleo, al conocimiento interno más profundo que te pertenece: "YO SOY bueno; YO SOY aceptado aquí; YO SOY bello como Soy".
YO SOY la Tierra; y te reconozco y te saludo como el Ángel que eres. Confía en mis poderes y confía en los instintos de tu cuerpo. Ahora en esta estación invernal, dedica tiempo a retirarte y a crear tanta vacuidad interna como puedas. Permanece en ese espacio silencioso y siente qué es lo que deseas desde tu núcleo; qué quieres manifestar en la Tierra; y siente que tienes la fortaleza para elevarte por encima de tus temores. Cuando te haces consciente de tus temores, ése es un signo de que estás listo para trascenderlos. Si tus temores se hacen perceptibles, la consciencia está lista para recibirlos con compasión; ha llegado el momento.
No les tengas miedo a tus "temores"; y cuando llegue el miedo, convoca a tu más profundo poder, a tu Esencia. El temor hace posible que sientas tu Esencia, así que tenle simpatía al miedo. Vives en un Mundo de dualidad; y cerca de la parte más oscura, siempre está presente la más brillante Luz. Se llaman mutuamente y forman una danza. En vuestra vida terrenal siempre están los ciclos de inicialmente ir al interior y luego expandirse hacia afuera; y otra vez ir al interior y luego al exterior. Cada vez que vas al interior, excavas un poquito más profundamente en la oscuridad, así que cada vez puede fluír al exterior más de tu Luz. Profundamente dentro de ti, la Luz y la oscuridad están actuando juntas en esta danza. Honra esta danza, porque así es como funciona la energía vital en la Tierra. Es una alternación entre entrar y salir, entre Luz y sombra; así que honra a la sombra como parte de la vida. Así como un árbol pierde su espléndido follaje para volverse completamente al interior, tú también haces algo similar en las estaciones de tu vida. Volviéndote a tu interior, te conectas por un tiempo con tu dolor, tu pérdida y tu duelo. Pero es también un bello movimiento, pues la conexión te ayuda a acercarte más a ti mismo, a entrar más profundamente en la Esencia de quien eres.
Acepta este proceso, porque la oscuridad es el camino por el cual vas hacia la Luz. Son los dos elementos que están danzando juntos. No aborrezcas tus partes más oscuras, porque te impulsan hacia adelante. Provocan que tu Luz se encarne aún más profundamente. Da la bienvenida a las partes de ti que han llevado la oscuridad dentro de ti y están sacándola a tu consciencia. Si les tienes compasión y las aceptas como parte de tu senda, se convertirán en tus mejores amigas con una profunda sensación de intimidad y conexión. Se te permite ser Humano. Tú eres un Ángel encarnado que experimentas los extremos de Luz y oscuridad, para crear "oro" al aceptarlas a ambas.
Al transformar tu propia sombra, creas el "oro" de la comprensión y la compasión; y el "oro" de la unidad de consciencia. Ésa es la razón por la cual estás aquí en la Tierra; y por eso Yo te amo intensamente y te acojo desde mi corazón. Cuandoquiera y dondequiera que sea posible, te apoyaré con mi fortaleza. Siente esta fortaleza en el suelo que está bajo tus pies, en el aire que te rodea; y en tu cuerpo. Yo estoy aquí para ti, así que confía en nuestra unidad; y ten consciencia de que Yo Te Amo.

Canalizada por Pamela Kribbe
Tradujo: Jairo Rodríguez R.