Día 2 La Ley de Dar y Recibir




AUDIO

TEXTO AUDIO

Bienvenido al día 2, la Ley de Dar y Recibir

El universo opera mediante un intercambio dinámico, y cuando damos libremente de nosotros mismos, recibimos a cambio una abundancia desbordante.

Toma un momento en este instante, para apreciar el flujo de dar y recibir en tu propia vida. ¿Cuál es el último regalo que le diste a alguien?, una sonrisa, una palabra amable, deja que la gratitud te llene con cada acto de amor que hayas recibido hoy.

Hoy descubriremos que, cuando damos generosa y abiertamente, los dones que la vida nos da a cambio, son inagotables. La vida florece a través del flujo de Dar y Recibir, nada es estático. Nuestro cuerpo florece mediante el intercambio dinámico y constante del universo. Las células crecen cooperando unas con otras, al igual que lo hacen los órganos, la sangre debe circular libremente y si su flujo se detiene se comienza a coagular, así como al restringir el flujo de un rio se produce su estancamiento. Así mismo la naturaleza nos ofrece una sinfonía perfecta, el sol brinda calor para que la semilla germine, la lluvia ofrece la humedad necesaria para los cultivos que luego nos ofrece el alimento que nutre nuestro cuerpo.

En ninguna parte del mundo natural existe la acumulación, el proceso de Dar y Recibir es una parte crucial de la rica abundancia de la naturaleza, de esta manera la Ley de Dar resulta muy simple: si se desea alegría, se da alegría a otros, si lo que busca es amor, se ofrece amor. La forma más fácil de lograr lo que quieres es circular el flujo de la abundancia y ayudar a otros a que obtengan lo que quieren y lo que necesitan.

Para ser bendecido con todas las cosas buenas de la vida, incluida la abundancia, aprende a bendecir silenciosamente a todos y cada uno, con todas las cosas buenas de la vida, pensamientos agradables, buenos deseos, aprecio, elogios, o incluso una sonrisa, mientras más se da, más se recibe.

Considera que la abundancia es simplemente otro nombre para el bien universal, el cual siempre está disponible para ti como un ser divino, amoroso y compasivo. Al aceptar lo bueno de la vida y ofrecer sus beneficios a otros, crearas verdadera abundancia en tu propia vida.

Práctica hoy la Ley de Dar y Recibir, ofreciendo un pequeño obsequio a todas las personas con las que te encuentres, el obsequio no necesita ser de ningún valor monetario, una flor, una sonrisa, un elogio sentido, una colaboración o una bendición silenciosa y permanece receptivo a recibir con gratitud todos los regalos que te ofrecen.

Al prepararnos para la meditación del día, tomemos un momento, para concentrarnos en el pensamiento central de hoy:

HOY Y CADA DÍA, DOY LO QUE QUIERO RECIBIR - HOY Y CADA DÍA, DOY LO QUE QUIERO RECIBIR

Comencemos, por favor, busca una posición cómoda, coloca las manos suavemente en el regazo y cierra los ojos… en éste momento dirígete a lo más íntimo de tu ser, a aquel lugar de quietud interior en el que experimentamos nuestra conexión con el Yo Superior…Libérate de todos los pensamientos y empieza a sentir la entrada y salida de tu respiración, con cada inhalación y exhalación, déjate llevar hacia un estado de mayor relajación, comodidad y paz… introduce suavemente el mantra de la Ley de Dar y Recibir, repitiéndolo mentalmente y dejándolo fluir con facilidad y sin esfuerzo: OM VARDHANAM NAMAH - OM VARDHANAM NAMAH – éste mantra significa: YO NUTRO AL UNIVERSO Y EL UNIVERSO ME NUTRE A MÍ - OM VARDHANAM NAMAH – cuando sientas que te distraes con pensamientos, sensaciones en el cuerpo o ruidos en el ambiente, simplemente regresa tu atención a la respiración y continúa repitiendo el mantra OM VARDHANAM NAMAH, continúa con tu meditación, yo tomaré el tiempo y al final me oirás tocar una suave campana, para señalar que puedes dejar de repetir el mantra OM VARDHANAM NAMAH - OM VARDHANAM NAMAH - …


Es el momento de liberar el mantra, trae la conciencia nuevamente hacía tu cuerpo, toma un momento para descansar… inhalando y exhalando lenta y profundamente, cuando te sientas listo, lista, abre lentamente los ojos.

Al continuar tu día, lleva contigo este sentido de abundancia y potencial ilimitado y recuerda el pensamiento central de hoy:

HOY Y CADA DÍA, DOY LO QUE QUIERO RECIBIR - HOY Y CADA DÍA, DOY LO QUE QUIERO RECIBIR

Namasté


No hay comentarios:

Publicar un comentario