Día 7: El éxito es plenitud






Mensaje diario
Hoy completamos la primera semana de nuestro viaje juntos. ¡Enhorabuena! Esta semana hemos aprendido que el éxito es un proceso interno hacia metas valiosas que expande nuestro amor y creatividad. También hemos aprendido que nuestro cuerpo, mente y emociones son aliados clave en la manifestación de una vida exitosa. Nuestra meditación de hoy trata sobre alistar a nuestro aliado más vital y que sin embargo solemos ignorar: nuestro Ser. El Ser es el cimiento silencioso e inquebrantable de nuestra vida. Otorga propósito, fuerza, equilibrio y dirección a nuestra vida, por el solo hecho de su existencia.

Es diferente de los demás aliados que activamente nos envían señales para regular la vida. El Ser se autorregula, es autónomo y está consciente de sí mismo. Cuando estamos conectados con nuestro Ser, nos sentimos seguros, confiados, amorosos, abiertos y despiertos.

Nuestro pensamiento central de hoy es:

EL ÉXITO FLUYE DESDE MI SER 




Texto audio


Bienvenido al día 7, El éxito es plenitud
Damos por hecho que, el éxito es una cuestión de trabajo arduo, actividad constante y esfuerzo. La sociedad fomenta estas creencias y a menudo escuchamos que, con trabajo arduo y persistente, todo es posible. Lo que se ignora es lo que nos motiva a actuar, porque también existen razones contraproducentes y trabajos rutinarios e inútiles. La acción en sí misma es neutral, debe haber bases sólidas y una dirección que le de propósito y significado a tu vida cotidiana.

Estos cimientos, son tu propio ser, éste es el estado fundamental de toda experiencia, si estas afincado en firmeza con tu propio ser, puedes recurrir a una fuente de paz y tranquilidad, que resiste cualquier crisis, desde el nivel más profundo tienes un sentido tan fuerte del yo, que las influencias externas no pueden afectarte, la confianza en ti mismo y la independencia, son un estado natural y, por lo tanto, es fácil resistir cualquier cosa que pueda dañar tu integridad.

A medida que la conciencia se expande, también lo hace tu ser o espíritu, cuando estas conectado con tu ser te sientes centrado, seguro y a salvo, no te abrumas por lo que sucede a tu alrededor, disfrutas habitar el momento presente, sin la necesidad de distracciones constantes, tu sentido del yo se convierte en empatía por las demás personas y una profunda conexión con el mundo natural. Estas cosas son parte de ti, y si no las estás experimentando ahora, es porque has desarrollado una desconexión, a partir de varios sucesos que te ocurrieron en el pasado. 

Una persona en estado de desconexión se siente insegura y en peligro, necesita distracciones, pero éstas se vuelven cada vez menos efectivas, debido a que detrás de la superficie, hay perturbación e intranquilidad. La actividad excesiva y la incapacidad para establecerse hacen que este trasfondo sea más inquietante, se establece un círculo vicioso en el que se necesitan más distracciones para escapar de la alteración subyacente. La solución es reconectar con nuestro propio ser, el cuarto aliado tu propio ser, se manifiesta de manera silenciosa, como la influencia de la gravedad o el tiempo o el espacio, estos elementos sirven como el trasfondo físico, el estado constante del universo. Tu estado constante, también esta en el trasfondo, sin embargo, a diferencia de la gravedad, puedes conectar con el de manera consciente, todos los días reserva tiempo para la meditación y la reflexión. Observa la diferencia entre estar tranquilo y en calma, o estimulado e inquieto, el ser es autorregulador, una vez que estamos en contacto con él, todos los aspectos del cuerpo y de la mente, comienzan a reequilibrarse. Mientras te des tiempo para reconectarte, tu ser se ofrecerá sin reservas, en toda su plenitud, ningún aliado es más poderoso y deseable que la plenitud por sí misma.

Mientras nos preparamos para meditar juntos, consideremos por un momento, nuestro pensamiento central:

EL ÉXITO FLUYE DESDE MI SER
EL ÉXITO FLUYE DESDE MI SER


Ahora vamos a prepararnos para nuestra meditación, ponte cómodo o cómoda, y cierra los ojos, comienza a ser consciente de tu respiración y sólo respira lenta y profundamente, con cada respiración, permítete relajarte cada vez más, ahora poco a poco, incorpora el mantra: SARVATVA NAMAHeste mantra honra la integridad del universo que funciona en tu interior – mientras repites el mantra, siente tu conexión con la armonía perfecta del cosmos, repite en silencio: SARVATVA NAMAH - SARVATVA NAMAH - SARVATVA NAMAH – con cada repetición, siente tu cuerpo, mente y espíritu abiertos, y recibe un poco más. Cada vez que te sientas distraído, distraída, por tus pensamientos o por los ruidos del entorno, simplemente regresa tu atención a repetir mentalmente el mantra: SARVATVA NAMAH - SARVATVA NAMAH - SARVATVA NAMAH – por favor, continúa con la meditación, yo estaré atento al tiempo transcurrido y al final me escucharas tocar una suave campana: SARVATVA NAMAH - SARVATVA NAMAH - SARVATVA NAMAH – repite en silencio, SARVATVA NAMAH - SARVATVA NAMAH - SARVATVA NAMAH

Es momento de liberar el mantra, sigue sentado y relajado, inhala y exhala, lentamente, cuando estés lista, listo, abre los ojos despacio. Al transcurrir tu día ten en cuenta este pensamiento central:

EL ÉXITO FLUYE DESDE MI SER 
EL ÉXITO FLUYE DESDE MI SER 
EL ÉXITO FLUYE DESDE MI SER

Namasté


No hay comentarios:

Publicar un comentario