sábado, 31 de marzo de 2012

EL CRISTO


Si ustedes fueran al Capitolio de Caracas, Washington o Buenos Aires y me trajeran la información de cómo es, podría suceder lo siguiente: Si alguno fue por la parte norte, al regresar me diría que vio unas cariátides sosteniendo el techo. Los que vieron la parte sur le dirían a los que fueron por la parte norte que eso es mentira, que ahí no había cariátides sino un frontón griego, y los que sólo observaron los laterales y se encontraron con unos jardines le dirían a los otros, que allí no había cariátides, ni frontón griego, sino jardines.

Resulta que todos han ido al Capitolio, pero unos lo han visto por el norte, otros por el sur y otros por los laterales. Todos han ido al Capitolio pero han visto partes diferentes.

Lo mismo sucede cuando vamos a conocer o abordar el conocimiento del Cristo.

Esta enseñanza viene a ser el Segundo Pilar o base para que una persona viva en armonía con todo lo que le rodea, incluyendo el plano espiritual.

Si yo le pregunto a uno de ustedes, ¿qué es el Cristo? Me puede responder: Es El Hijo de Dios. Es el que siempre vemos en la Cruz. Es El que llevamos dentro.

Hay diferentes opiniones y nos preguntamos, ¿Por qué? Simplemente, porque todos han abordado el conocimiento de diferentes puntos de vista.

Pero, ¿quién es “EL CRISTO”?.

Vamos a abordar este conocimiento desde tres puntos de vista, así como el ejemplo del Capitolio.

Primero, el Cristo histórico; segundo, el Cristo Interno y tercero, el Cristo Cósmico. 

¿Quién fue el Cristo histórico? El Cristo histórico fue el hijo de José y María, que alcanzó la estatura de Maestro: vivió y murió en Galilea. Ese es el Cristo de la historia. El que conoce todo el mundo y que la gente lo terminó identificando e inmortalizando como “El crucificado”.

Pero si abordamos el conocimiento de la palabra Cristo, vemos que viene del latín, “Cristus Cristi”, que quiere decir ungido, lleno de gracia. Generalmente se refería a las personas que recibían una unción con aceite sagrado. Así observamos que la palabra Cristo nada tiene que ver con una persona que está clavada en una cruz. Antes se decía que Cristo provenía de la palabra crucificado y es falso. Cristo es un ser ungido, lleno de gracia y no un señor clavado en una cruz.

Dios es el Rey de la Naturaleza y por ser nosotros sus hijos, somos Príncipes. Y un príncipe es una persona ungida con algo muy especial. Un Cristo ungido de la Divinidad.

Cada uno de nosotros somos hijos de Dios, perfectos. Acuérdate que Jesús dice: “Sois Dioses”. Y que en el Génesis de la Biblia dice: “Y Dios creó al hombre a su imagen y semejanza”. Somos Dioses.

Ahora bien, ¿tú crees que tú eres Dios cuando te pones furioso, vanidoso, cuando robas u odias a una persona? ¿Qué sucede ahí? Que lo que es Dios, es algo muy interno dentro de ti. Es la semillita de lo que tú eres en realidad. Y esa semillita está dentro de tú corazón y es quien verdaderamente es el hijo de Dios.

Todos llevamos esa fuerza que es Dios mismo dentro de nuestro corazón. Y es lo que a través de las religiones se le ha llamado “El Soplo del Espíritu Santo”, “La Divinidad en el ser humano”, el Yo Superior, el Ser Interno, el Principio Divino Universal. Eso es el Cristo Interno. Dios dentro de ti, llevando toda la unción y la bendición de lo que es Dios mismo. Cada ser humano lleva a Cristo dentro de su corazón, sea esta persona buena, mala o desagradable, cristiana, musulmán o de cualquier otra religión. Todo ser humano lleva la chispa de Dios dentro de su corazón. Y esto es lo que se llama el Cristo Interno.

Pero entonces, ¿qué relación tiene ese Cristo con Jesús? Resulta que esto que estás aprendiendo no lo sabe todo el mundo; hay una cantidad de personas que hoy en día lo desconocen al igual que en el pasado.

Hace dos mil años una persona llamada Jesús encarnó en su cuerpo físico, tangible, con toda la potencialidad de su Cristo Interno y se manifestó. El fue todo lo que nosotros llevamos por dentro, en nuestro corazón. El decidió actuar como canal directo de ese Cristo Interno y le dio rienda suelta, libertad para que se manifestara.

Todos nosotros tenemos ese Cristo Interno como lo tenía Jesús. Pero, ¿por qué no se manifiesta? ¿Por Qué nosotros no somos como Jesús? Recuerda que Jesús dijo “Vosotros podéis hacer cosas como las que yo hago y aún superiores”, “si tú le dices a esa montaña, levántate y vete al mar esa montaña te obedecerá”. Pero dime, ¿por qué no lo puedes hacer ahora? Porque te han llenado de ideas que tú no puedes y tu personalidad, con una cantidad de defectos, con odio, maledicencia, negación de la sabiduría, ha hecho que El Cristo que llevas dentro se envuelva en una cápsula como de acero, impenetrable, y por eso no puedes ver a Dios en ti.

Pero cuando uno comienza a pensar en positivo a leer libros como éste, sabes que tienes a ese Cristo dentro de ti mismo, y comienzas a meditar esa cápsula empieza a romperse y El Cristo se manifiesta.

 Ahora, me preguntarás: ¿cómo hago yo para pensar, ver y sentir a Dios dentro de mí? Muy fácil. De la corriente de energía suprema de tu Yo Superior baja a tu cuerpo físico un conducto llamado el Cordón Plateado y entra por la cabeza, entre el parietal y el occipital, y cuando llega a tu corazón estalla en una llama triple, rodeada de una luz inmensa, de color blanco. Es igual a un sol. Y allí en esa llama triple están contenidos todos los aspectos de Dios; Voluntad, Sabiduría y Amor. Has visto en las iglesias cuando simbolizan a Dios como Padre Eterno le pintan un triángulo en la cabeza; sus tres puntas simbolizan: Voluntad, Sabiduría y Amor. Padre, Hijo y Espíritu Santo.

¿Por qué son esos tres aspectos y no otros? Porque un universo constituido solamente con voluntad de existir, si no tiene cohesión o amor y si no hay sabiduría en la constitución molecular de las cosas, no puede mantenerse de manera perfecta. Si existe amor sin la voluntad que cohesione ese amor y si no hay la inteligencia, tampoco puede existir. Igualmente, si hay inteligencia sin voluntad ni deseo de que el universo exista, tampoco puede manifestarse.

Dios funciona con tres aspectos en conjunto, y de esos tres aspectos se desprende todo lo que somos. Cada uno de nosotros llevamos dentro a Dios con sus tres aspectos: Voluntad, Sabiduría y Amor. Tú no le puedes decir a nadie que no sabes una cosa, porque Dios dentro de uno lo sabe. Cuando tú niegas voluntariamente que no sabes algo, estás tirándole la puerta a Dios en la cara. Cuando dices “Yo no puedo”, le estás negando a ese Cristo que tienes dentro la posibilidad de manifestarse. El puede darte toda la sabiduría, la voluntad, el poder de Dios mismo. Tu Cristo es Dios andando contigo a cada instante, desde que te levantas hasta que te acuestas. El es lo que de una u otra forma ha llamado la religión, el Ángel de la Guarda. Que es Dios mismo dentro de ti. Y todo ser humano lleva ese corazón de Luz con esos tres aspectos, que son tres llamas; que en un principio son pequeñas pero que luego van creciendo y se pueden poner como tu cuerpo.

La llama triple se manifiesta dentro del corazón. Una llama viva, dorada, moviéndose: es la Sabiduría de Dios. Toda la Iluminación y el Conocimiento de Dios, dentro de ti, para tu uso. Fíjate, si te hieres, la sangre emite una substancia para que la herida cicatrice. La digestión no la diriges tú, todo lo hace la inteligencia en tu cuerpo, que es el Rayo Dorado.

También vas a encontrar dentro de tu corazón la Fuerza, el Poder y la Fe de Dios en el Rayo Azul. Nunca puedes decir que no tienes fe, pues dentro de ti está la fe más grande del mundo.

En una tercera llama de color rosa, tienes todo el amor del mundo. Tú no puedes decirle a nadie que lo odias, ni tampoco rechazar a nadie, porque dentro de ti y esa otra persona está el Amor de Dios. No es solamente eso, sino que así como tienes tu Cristo Interno con sus tres llamas, todos los demás seres humanos también lo poseen. ¿Cómo vas tú a odiar, si los mismos aspectos de Dios dentro de tu corazón están dentro del corazón de tu prójimo? Más aún, si profundizamos en este estudio veremos que esa misma substancia está contenida en las flores, los árboles y todo. No hay nada en el Universo que no tenga los tres aspectos de Dios.

Tú me dirás que si le abren el pecho a una persona no encuentran las tres llamas. Es verdad. Es que te hablo del corazón espiritual. Esta verdad la han sabido, a través de todas las edades, las escuelas esotéricas, herméticamente cerradas. Y ahora se ha dado la gran oportunidad de que la humanidad entera se entere de que llevamos un Cristo Interno que es Dios verdaderamente para el hombre y por eso estamos enseñando.

Jesús, cuando vivió en Jerusalén, hizo todo lo que manifestó utilizando el poder del Cristo Interno. Él decía: “YO SOY el Camino, la Verdad y la Vida”. Es el YO SOY por el cual tú caminas hacia Dios.

Ahora hablaremos del Cristo Cósmico. El Cristo de Jesús, y el Cristo de todos nosotros están unidos. La suma de todos los Cristos, o Chispas Divinas, las abarca el Cristo Cósmico. Él es un ser real, tangible y visible conocido con el nombre de VISHNU. En la Tierra actualmente El Cristo Planetario es KOOT HOOMI y anteriormente fue MAITREYA que lo conocieron los cristianos con el nombre de Jesús, porque fue el que trabajó a través de Jesús, permitiéndole entrar a su cuerpo y manifestar la síntesis de todo lo que es Crístico en el Universo. El fue el que también encarnó en Krishna, y es el ser que esperan los evangélicos, los católicos y todas las personas. Pero no vayan a creer que El Cristo solamente tiene hábitat dentro de la iglesia católica y los evangelistas, que tanto anuncian que Cristo viene. Él tiene hábitat dentro de todas las religiones del mundo. Y cuando Él venga, no lo hará a ningún grupo en específico, vendrá a abrirles sus brazos a todos. ¿Por qué? Por lo que ya vimos: todo el mundo tiene parte de Él dentro de sí.

Si llevamos toda esta explicación al lenguaje cristiano, te podría decir que el Cristo Cósmico se metió dentro del cuerpo de Jesús y trabajó a través de la sangre de Él. Y en el momento en que ésta cayó en la tierra, cuando a Jesús lo crucificaron cada gota de sangre contenía todo lo que Cristo es. Y cayó en la tierra porque cada uno de nosotros es como si lleváramos una gota de esa sangre que es el Cristo dentro de nuestro corazón y es lo que se llama El Cristo Interno. Dios dentro del ser humano.

El regalo más grande que puedes ofrecer es vivir reconociendo el Cristo Interno que llevan los demás diciéndole “Bendigo tu Cristo Interior”.

Tú puedes llamar a ese Cristo Interno para todo lo que necesites cuando no comprendas algo, cuando falta el amor, para buscar lo perdido. Piensa que es Dios dentro de ti con todo su poder.

Una vez le preguntaron a Jesús que dónde estaba el Reino de los Cielos y dijo: “Cuidado, que está más cerca que tus propios pies”. Está dentro del corazón del ser humano y ahí es donde debemos buscarlo.

 A través de los tiempos, en las lunas llenas de junio se ha celebrado un festival llamado el Festival de Asala, que es el festival de Cristo. Ese día las fuerzas crísticas están más vivas en toda la naturaleza que en otro día del año. El Señor Maitreya, hace algunos años dio una oración en la luna llena de junio llamada la Gran Invocación. Esta oración no le pertenece a ninguna religión, es una Oración Universal y puedes decirla diariamente.


Bibliografía Web actividad Saint Germain Rubén Cedeño (1997). Los Pilares de la Metafísica. Córdoba: Editorial Plateada


                                                                     


                                                                           

jueves, 29 de marzo de 2012

¿Y ahora qué?





En todo crecimiento hay dolor.
Es el dolor de lo viejo que debe dar lugar a lo nuevo.
Es la expresión de la resistencia al cambio y del miedo a lo por venir que se expresa en todos los planos energéticos.
Un bebé siente dolor cuando le aparecen los primeros dientes, por ejemplo.
El dolor ha de ser transmutado en aceptación, sin resistencias, fluyedo, y sus efectos se verán así minimizados.
No es de utilidad entrar en sufrimiento.
Celebren la llegada de lo nuevo como celebran la llegada de un bebé luego de los dolores del parto.
El dolor se transita y se libera.
El dolor atrae la atención sobre una circunstancia pidiendo que el ser se conecte con ella.
Los motivos son diversos, tan diversos como lo son los seres humanos.
El dolor siempre tiene causas muy profundas e individuales aunque se trate de un dolor colectivo.
Los seres humanos están viviendo un intenso dolor colectivo. No será el último.
Pero están, en este momento que han pasado el shock, como desorientados, perplejos, no sabiendo muy bien adonde están parados.
Algunos se conectaron con el odio y la venganza. Otros con la paz y el amor.
Eso fue lo que estuvieron vibrando al Universo.
Esa fue la energía que emitieron al planeta. Siguen haciéndolo, pero ha pasado la intensidad del primer momento
y sobreviena la pregunta:
¿Ahora qué? ¿Qué pasará? ¿Qué tengo que hacer?
Es el momento de la gran introspección.
De adentrarse profundamente e invocar el poder interno de cada uno. De convertirse en seres adultos autosostenidos.
De sentir profundo amor y compasión por todo ser.
De encontrar en el centro del corazón el deseo de crecer y ser, en plenitud y en unidad.
Es el momento de darse cuenta que dentro muy dentro en cada corazón sólo hay lugar para el amor. Que no hay otra cosa.
Que ningún ser humano siente en lo profundo el deseo de seguir conectado con el miedo ni con el odio, porque no está en su verdadera naturaleza.
Es el momento de ver y sentir con claridad que a los seres humanos ya no les son necesarios los juegos
que hasta ahora han venido sosteniendo.
El ser humano puede entrar en su adultez verdadera.
Dejar atrás sus heridas, agradecer sus lecciones y dar un paso nuevo hacia la luz, guiado únicamente por su convicción interna.
Por su chispa divina que espera su atención.
Las circunstancias externas le están mostrando claramente que no existen otras opciones que valgan la pena.
Que sus viejas armaduras ya no le son útiles.
Es el momento de madurar.
Es un momento de sincronía prefecta, pues todo ser humano hoy se está encontrando con estas preguntas.
Muchos no han aprendido aún como hacer esto. Para ello han sido preparados los trabajadores de la luz que estarán
en todo momento irradiando paz y serán referentes a quienes puedan recurrir los demás.
Ya hemos dicho antes que no se trata de salir a pontificar, sino de estar disponibles para responder a quien lo necesite.
Ninguna circunstancia deberá ser forzada, ningún ser deberá ser presionado.
Sólo se les pide disponibilidad y confianza en la sincronía del universo.
Ustedes son los maestros ideales porque han pasado y pasan por las mismas circunstancias.
Ustedes son pares con algo más de experiencia y claridad en su misión.
A ustedes como trabajadores de la luz se les están presentando los mismos problemas y circunstancias que se les presentan
a todos los seres humanos. Su enseñanza está en el ejemplo, en cómo utilizan sus herramientas para atravesarlas.
Es esa la tarea. Esa es la misión.
¿Recuerdan la pregunta que todos se han hecho alguna vez? ¿Cuál es mi misión?
Ésta es la misión. Es la misma para todos.
Ser ejemplo de cómo vive un ser humano que sabe que es luz, que sabe que es uno con el todo.
Cada uno tiene diferentes herramientas.
Cada uno aporta su particular matiz, y por supuesto se le acercarán seres que necesiten de ese particular matiz.
El Universo los ama y les agradece infinitamente. Han elegido una bella misión. Ser pioneros.
Ser los primeros humanos de la nueva raza humana.
Tengan certeza de que han llegado a este ahora con todos los elementos que cada uno necesita para su tarea.
No es ya momento de búsqueda sino de realización. Y la realización tiene que ver con ser.
Tiene que ver con vibrar en armonía, con estar disponibles y brindar amor.
Con tomar decisiones basadas en la unidad y en la certeza de su propia divinidad y la de todo aquel que encuentren en su camino.
No confundan la verdadera realización con aquella de la antigua energía.
Le hemos dicho: tienen un pie en la vieja energía y el otro en la nueva.
Sabemos que no es fácil hacer el equilibrio. Estamos aquí para sostenerlos.

Los ama profundamente.

Gabriel


Web
Mensajes de GABRIEL desde el 1 al 100

miércoles, 28 de marzo de 2012

Curación en la Nueva era




Saint Germain
Presenta
Curación en la Nueva Era


Esta célula del grupo Avatar de Argentina acepta, reconoce y se inclina ante la Luz del Ser que es nuestra Patrona de Curación: MADRE MARÍA, Madre de Jesús y de toda la humanidad, Reina de los Ángeles, Entrenadora de Elementales, Patrona de Curación, sostenedora del Concepto Inmaculado (la Perfección) y otras muchas funciones que desempeña integrando el maravilloso servicio que presta a los seres que vivimos en este planeta Tierra.

En su función de sostener el Concepto Inmaculado de Perfección para toda la humanidad, de la misma forma en que lo hizo con su Amado hijo Jesús, ella nos cuenta cómo le enseñaba a hacerlo: ...

"Durante la vida entera de Nuestro Maestro, tanto José como Yo misma permanecimos con el único objetivo del sostenimiento de ese "Concepto" para Jesús. Sus sentidos recordarán, eran los más altamente desarrollados - su poder de visión, su poder de audición, sus pensamientos y sentimientos -. Naturalmente que El era el instrumento más sensitivo encarnado en esa época. A través de aquellos sentidos, Él podía atraer o la más grande Luz o, a través de la conexión con el mundo de la apariencia, podía atraer también la sombra que oscureciera la Maestría final y la victoria de Su Ascensión. Así que comenzamos desde una niñez muy, muy temprana enseñándole la historia del "Concepto Inmaculado" y enseñándole a magnificar solamente el bien. Por otra parte, en cada experiencia donde estuve en una posición de hallar la discordia, anulamos eso diciendo juntos: «Ahora bien, no magnificaremos esto, en vez de eso, magnificaremos el Poder de Dios, el Poder del Bien!». Él creció en esa atmósfera, esa radiación de la magnifícación del Bien y sin darle poder, ni sentido de realidad al mal"...

Madre María sabía perfectamente que el único Poder Real e Invencible es el de Dios y que si estamos centrados en él, nada imperfecto puede penetrar y/o grabarse en la conciencia, por eso enseñó a su Hijo a darle poder solamente al Bien, a Dios, porque si alguna imperfección se hubiese albergado en el Espíritu de Jesús, él no hubiese podido llegar en perfección a la gloriosa misión que tuvo en la Tierra.

Y con su Amor de Madre nos continúa relatando: ...

"Este muchacho delicado, dispuesto y bello vestido con Su pequeña, sencilla túnica blanca, con las sandalias que José hizo para que Él se las pusiera en sus pies, estaba expuesto a cada pensamiento en cada plano, con sólo nuestro Amor para envolverlo. Fue en ese entonces que Yo le dije: «Hijo, tu alma tiene el poder para magnificar cualquier cosa que escojas aceptar como real, Tú puedes magnificar una apariencia de enfermedad y de aflicción o puedes magnificar al señor de la Vida»"..

Si bien el Maestro Jesús no tenía karma que redimir, en el momento que desciende a la Tierra, se le hace saber que por el libre albedrío que todos poseemos también él corría el riesgo de formar karma. Y Él pudo ser Victorioso porque se sostuvo en la aceptación única del Bien.

Invitación de la Madre María hacia la humanidad: ...

"Ustedes se mueven alrededor del mundo de la forma y sus sentidos han estado con el hábito de traer a sus conciencias reportes de lo bueno y lo malo; ¿no tratarán ahora de cambiar eso mediante la aceptación solamente de lo bueno?; ¿tratarán de recordarme a medida que empiecen a hacer su trabajo diario y Nos permitirán ver lo que ustedes magnificarán en el curso de cada día?. Es un entrenamiento de felicidad y un pasatiempo placentero"...

Recordemos que los Maestros afirman: "lo que piensan y sienten es lo que traen al mundo de la forma", entonces por qué no volcar la atención en lo perfecto, para poder traer hacia nuestros mundos más y más perfección. Esta Verdad se aplica en curación y respecto a todo bien que anhelamos tener. 

Un ser que piensa, siente, ve y oye perfección no puede "enfermarse" porque la enfermedad no es similar a la perfección. Nosotros elegimos lo que pasa en nuestras vidas, Madre María nos enseña que somos magnetos: ...

"Amados Seres, sus almas son magnetos, desde su alma fluye su vida, aquello con lo cual su atención se conecta, su alma lo magnífica. Este es un principio matemático y científico del cual ninguno puede escapar, sean ellos iniciados, chelas o legos. Ustedes pueden magnificar el bien o el mal. Cuando su atención se conecta con cualquier apariencia, su vida fluye desde su propio latido de corazón hacia dentro de ella, y ésta crece magnificándose en su propia conciencia - tanto en el mundo de la apariencia, como en los reinos internos - donde sea que more el alma. Ahora bien, ustedes pueden magnificar o las sombras y las aflicciones del mundo de la apariencia, o pueden magnificar el Poder de Dios, volcando el Rayo de su energía y atención hacia ese Santo Ser Crístico. Sostengan su atención allí, dedicándola para recibir y magnificar sus Poderes y Cualidades, hasta que su Ser Interno crezca en confianza, crezca en belleza y crezca en perfección en la imitación de ese Ser. 

Nosotros hacíamos de esto un juego cuando Jesús era un joven. Como hacen los niños, Él llegaba golpeado en sus pies o en sus rodillas (todas las diversas apariencias que afectan a los muchachos pequeños en crecimiento) y le decía: «Nosotros no magnificaremos esa herida o esa cicatriz, magnificaremos a Nuestro Señor». Luego, volcando nuestra atención hacia ese Patrón Perfecto, Nosotros tres atraíamos la curación y la Paz de esa Presencia a través de Nuestros Seres, hasta que la apariencia de imperfección desaparecía, Nosotros hacíamos esto sistemáticamente."... 

Si reflexionamos, ¿no será ésta una buena enseñanza para nuestros niños y jóvenes, para que puedan traer perfección a sus vidas desde temprana edad?. Pensemos en la posibilidad que estaríamos abriendo para ellos; le estaríamos enseñando a confiar en el Poder del Ángel que está en sus corazones, en lugar de dirigir su energía hacia lo imperfecto y agrandarlo.

Sostenernos en la perfección no significa cerrar los ojos y negar que aún hay imperfecciones, es ver lo imperfecto elevándose hacia su perfección, es darle a Dios el poder de revertir esas apariencias. 

Madre María nos sigue relatando: ...

"Durante los años de la vida de mi Hijo, Yo misma me dediqué casi completamente al sostenimiento de ese concepto Divino Inmaculado para Él. No me comprometí en ningún servicio extraño excepto aquellos requeridos por Mi hogar. Trataba de vivir en un estado de contemplación constante de Su Estado de Ser el Hombre Divino, enfatizando Su Maestría a través de la presión de Mi Propio pensamiento y sentimiento concentrado...

Esta Amada Madre se preparó para esa encarnación durante centurias, aprendiendo concentración y generando en sí misma un enorme caudal de Amor, Misericordia y Compasión para no ver el defecto o apariencia de un hermano sino su Perfección. Ella desea ser conocida como Madre Cósmica de la Humanidad, y por eso comparte con nosotros esta instrucción: ...

"Esa primera mañana del Viernes Santo, subí sola una ladera monótona como la Madre de Uno y bajé unas pocas horas más tarde, ¡como la Madre de millones!. ¿No era esa una oportunidad?. ¿No fue ésta una coronación gloriosa en vez de una penitencia?. El Viernes Santo me cambió de una mujer con un interés individual, a Madre Cósmica de todas las almas tan queridas para el Corazón de Dios y siempre recordaré esto así!

Por esto, Ella nos ofrece el mismo sostenimiento que tuvo para su Amado Hijo, ese es el Ímpetu de su Campo de Fuerza, Su Razón de Ser y abre su corazón de Madre para escuchar nuestras demandas, porque nos ama a todos por igual: "Benditos sus corazones, ustedes todos son Mis Hijos!. Ustedes saben que tengo un ímpetu del sostenimiento de ese Concepto Inmaculado (quizás lo gané en forma dura) pero lo que Yo hice por Jesús ahora he prometido delante de Dios hacerlo por todos los diez billones de almas de la Tierra, caminando el sendero al Hogar. Estoy haciéndolo ahora por cada uno con la misma intensidad con la cual lo sostuve por Mi Amado Hijo! Sólo necesitamos poner la atención en Madre María con paz, con la seguridad de ser escuchados y hacerle nuestro pedido personal, visualizando esa curación llegando, otorgando de esta forma el Poder a Dios para su manifestación: ..."Verdaderamente se ha dicho que en la historia de las oraciones de los hombres, nunca se ha sabido que una simple ¡lanzada que me haya alcanzado, permanezca sin ser respondida desde que logré Mi posición de Autoridad. Soy la Madre de todas las almas pertenecientes a estas evoluciones de la Tierra y por cada una de éstas oraré para que logren la misma gran Maestría y manifestación victoriosa que la Mía".

¿Qué es la Enfermedad?

La enfermedad es uno de los efectos que el ser humano "cosecha" como resultado del uso incorrecto de su energía de vida. Como el Gran Curador (Jesús, El Cristo) lo enseñara hace unos dos mil años... "Lo que siembras, cosecharás"...

Objetivo de esta revista:

Tenemos como objetivo principal brindar una asistencia teórico práctica de las enseñanzas de la Nueva Era acerca de la curación para aprender a curarnos a nosotros mismos y a las personas que deseemos ayudar. Existen diferentes formas de arribar al proceso curativo, una de ellas es la que hemos descrito de la mano de la Amada Madre María y el sostenimiento de su Concepto Inmaculado de Perfección.

Otras formas de Curación 

Al definir la enfermedad como uso incorrecto de la energía de vida, se hace necesario explicar.

QUÉ ES LA ENERGÍA:

Es nuestro alimento, el alimento vida, que desciende desde nuestro Dios Padre-Madre, desde nuestra magna presencia de Dios "Yo Soy", esta energía desciende en forma constante a través del cordón de plata y se ancla en el corazón etérico, el sitio donde vive nuestro Cristo.

ENERGÍAS CURATIVAS:

Esta energía Crística está cargada con todo el poder de curar y lo hace por medio del Amor. Es una energía curativa de puro Amor Divino en nuestro ser, comprendamos que tenemos la fuente de la salud, de la curación, dentro de nosotros. Una de las funciones del Cristo interno o Santo Ser Crístico es comandar y distribuir la Energía de Vida que fluye de la Magna Presencia. El Cristo, nos dicen los Maestros Ascendidos, conserva en la actualidad más comando o control del vehículo o cuerpo físico y del cuerpo etérico. El cuerpo mental y emocional se encuentran momentáneamente separados de Él, y por esta razón se han generado causas negativas, que han contribuido a generar las tan llamadas "enfermedades" o apariencias sobre la Tierra. Además el Cristo es quien comanda, conforta y asiste a esa otra Energía curativa que conocernos como elemental del cuerpo.

El Elemental del Cuerpo Contamos siempre con la ayuda de Seres Celestiales en el camino de nuestra evolución, así de igual forma tenemos la compañía de un Amigo "interno" que trabaja en silencio para mantenemos con salud, este amigo está constituido por un conjunto de energía en movimiento, y a menudo es ignorado, otras agredido, esperamos que dándolo a conocer pueda recibir el agradecimiento y colaboración en las funciones que realiza. Es llamado el Elemental del Cuerpo o Cuerpo de mantenimiento. Este bendito Elemental comienza su trabajo en el mismo momento de la concepción del ser, colaborando con el Santo Ser Crístico de ese niño por nacer y empieza a formar el cuerpo físico dirigido por el amor de Cristo, que ya está instalado en el útero de la madre. En sus primeras etapas, el niño no posee creencia de sí mismo en forma externa, la suya es una conciencia interna, en esa etapa es el Elemental del Cuerpo el que tiene el control total, a medida que el niño va creciendo va ampliando la conciencia de sí mismo y logrando sin saberlo, control sobre el Elemental. 

El Elemental no es un ser recién evolucionado, ni tenemos uno diferente en cada vida, en el momento en que el Padre nos ofrece la individualización y aceptamos la experiencia humana, con el primer cuerpo físico que tenemos recibimos al Elemental que va a acompañamos a través de todas nuestras encarnaciones, hasta el día de la Ascensión. Los Maestros Ascendidos nos enseñan que esta Energía Elemental altamente evolucionada se ha ofrecido voluntariamente, para trabajar en la restauración y mantenimiento continuo del vehículo físico. Sería importante que conozcamos sus actividades y pudiéramos agradecerle tanto servicio que realiza, ejemplo: renovar la sangre, cicatrizar heridas, restaurar órganos temporalmente dañados, distribuir el calcio, vitaminas, minerales, todos los nutrientes necesarios, para el correcto funcionamiento del organismo. Colabora por lo tanto en el proceso digestivo, en el de eliminación, en la circulación, en los tejidos, etc., etc., etc.

Se nos dice que un Elemental terco o rebelde, o uno que sea ignorado, puede ser un bloqueo poderoso aún para los mejores curadores. Este Elemental es parte activa de nuestra vida y necesitamos de su cooperación, para vivir sanos o para recuperar la salud si tenemos alguna apariencia de enfermedad. Cuando un ser está en completa amistad y cooperación con el Elemental de su cuerpo, es una señal de evolución y el Elemental mantiene la perfecta salud de este ser, debido a que el cuerpo etérico, que es donde se encuentran las grabaciones imperfectas, está siendo depurado y ya no irradia negatividades que se reflejen en el cuerpo físico. Cuando pedimos perdón al Elemental por ejemplo: por cada cigarrillo que hemos fumado y reconocemos que hemos ensuciado nuestros bronquios y pulmones, ese pedido de perdón, si es sincero, si brota del corazón, puede evitar la manifestación de la enfermedad.

Al anhelar la Amistad con el Elemental, él nos va a indicar qué podemos ingerir de acuerdo a nuestra vibración, si cooperamos con él comiendo sano, viviendo en paz, con armonía, con un corazón libre de negatividades, nuestro sistema nervioso recibe el comando de la energía a través de un cuerpo etérico libre de grabaciones densas y dirige la energía en forma equilibrada y perfecta.

Entonces seamos sabios, no permitamos que esta lectura quede en el papel, como otra enseñanza intelectual... decidamos iniciar aquí y ahora esa hermosa aventura de ir hacia dentro nuestro, para amar y agradecer esa energía Elemental que nos mantiene con vida y te ofrecemos amado lector/a la «receta» de un Gran Ser de Curación llamado Hilarión que nos dice: "Me gustaría estimularlos para que lleguen a estar familiarizados con su propio Elemental del Cuerpo, esto se puede hacer amándolo e invocándolo, pero también pidiéndole a su Ser Crístico y a su Presencia Yo Soy, que cuando estén dormidos y en sus cuerpos etéricos más finos, puedan conversar y conocer los trabajos de su propio Elemental del Cuerpo y traer de vuelta una memoria consciente, despierta de eso. Tal proceso cumplirá el antiguo pero verdadero adagio: «Médico cúrate a ti mismo»...

Curando con Alegría

El Amado Sr. Ling, Dios de la Alegría, nos enseña ahora sobre el poder curativo de Su Virtud:

La Alegría..

."Permitan que la alegría, la felicidad y la risa moren dentro de su corazón e irradie hacia afuera para bendecir a toda vida con el amor alegre y vigoroso, porque seguramente encontrarán que en la raíz de todas las cosas, está la alegría. La Alegría es la principal corriente de salud radiante, así que dejen que la alegría esté en sus corazones y permitan que esté en sus ojos y sean sanos. Recordando que la energía mueve al mundo, una energía alegre y feliz nos mantendrá en salud y atraerá a los Ángeles, porque es energía positiva. La sonrisa es un mandato para las células, de que haya alegría y salud. Y recordemos que las células tienen un sistema de comunicación y así comunicaremos alegría a través de las células y de esa forma el Elemental del Cuerpo estará alegre y cooperará para que no haya apariencias de enfermedad. Siempre piensen cosas alegres, sientan sentimientos alegres, sean una Presencia alegre y dejen que su Presencia sea una fuerza vigorosa curativa, ascendiendo sobre todos los obstáculos, en escalones dentro de la Ley del Yo Soy en Verdad. El fruto del Espíritu es la alegría, no hay energía más positiva que la alegría. Sean positivos, rompan las paredes del pensamiento negativo y hagan de ustedes mismos palacios de alegría y paz, en donde morarán en el Cristo y encontrarán la redención de toda pena. Inclínense ante la Gran Ley y Verdad Eterna y la alegría será de ustedes, escalen el sendero de Luz y cuando desaparece el egoísmo, todas las lágrimas serán limpiadas y no habrá más penas, únicamente la alegría eterna, toda penetrante, la a piedra angular del logro victorioso en la Luz. 

El Amado Saint Germain nos dice también que todo dolor es egoísmo. Y qué bueno sería evitar toda pena y egoísmo, dejando que la alegría de nuestro Yo Soy sea la que vaya borrando y solucionando todos los problemas. Jamás puede revertirse una condición con desaliento, tristeza o angustia, esto no es posible, sería querer arreglar algo con más de la misma condición, no olvidemos que "lo similar atrae lo similar", y continúa el Sr. Ling diciéndonos: ..."Y todas las lágrimas serán limpiadas y no habrá más penas, únicamente la alegría eterna toda penetrante. Busquen solo el sendero que conduce al propio corazón del Yo Soy. Porque dentro de la Luz del Yo Soy hay esperanza, alegría, salud y fuerza. Pueda la alegría toda penetrante ser de ustedes, ahora y para siempre. Les Amo y gentilmente toco esa chispa de alegría sobre el altar de su corazón, para que Mi alegría pueda estar con ustedes y que su alegría pueda rebosar"... 

Curando con el Poder del Cristo

En el quinto Rayo de Curación y Verdad existe una hermosa fuente de invocación de la Llama Verde, que se encuentra en el corazón de la Amada Señora Higía, quién nos instruye acerca del poder de nuestro Cristo para curarnos: ..."Me gustaría atraer a su atención lo que es esencial para ustedes, dar conscientemente su poder a su propio Cristo Interior. Durante mucho tiempo el hombre ha cargado sus vehículos internos con la creencia en las formas externas de curación, ahora es necesario para ustedes regresar su atención al Cristo Morador, que ha sido cargado con el Poder Interno para curar. 

Transitar el sendero del medio es tender un puente ante el abismo, entre el mundo interno y el mundo externo de la manifestación, abriendo el camino para el Cristo Interior, para asistir a cualquiera de las formas externas de curación. Muchos en la profesión médica están bien conscientes de que la verdadera curación viene desde adentro. Es el momento de aclarar el camino para que el Cristo Interno asista plenamente en todas las formas de curación Siguiendo el consejo de la Amada Madre Higía, debemos ir tomando conciencia de nuestra propia potencia curativa interna, tenemos un Gran Maestro Interior anhelando manifestarse con todo su poder de Amor Curador. Cuando dirijamos la atención hacia Él, sentiremos esa expansión de Amor Divino, que nos permite curamos a nosotros mismos y demandar en su nombre curación para los demás seres que lo necesiten. 

Curando con la Verdad

Otra de las formas de curación es a través de la manifestación e invocación de la Verdad. 

Recordemos que en el Principio de los tiempos la Llama Verde era sólo Llama de Verdad, todavía la enfermedad no había hecho su aparición en la Tierra: ésta habría de aparecer con la formación de karma, a medida que le hemos dado poder a todo lo que no representa la Voluntad de Dios, o sea, la "imperfección", generando causas negativas que van a producir efectos similares. La Amada Palas Atenea, Diosa de la Verdad, nos va a instruir acerca de la posibilidad de vivir sanos si aprendemos a vivir en la manifestación de la Verdad.

Habla La Amada Palas Atenea: ...

"Cualquier manifestación que sea menor que la Verdad, amados seres, no es la Voluntad de Dios para ustedes, y como Diosa de la Verdad... les digo: remuévanla de sus pensamientos y sus sentimientos, bárranla de sus mundos y sus acciones, justamente como en los asuntos terrenales ustedes limpian las telarañas de sus mundos y los renuevan y despejan; y los preparan para el influjo de la Luz Crística Cósmica de la Verdad.

Uno de los grandes defectos del chela, aún el más serio, es la falta de cuidado en remover momento tras momento durante el día, los pensamientos y sentimientos negativos, palabras y acciones. Los benditos chelas llegan a estar en el momento que el día ha finalizado llenos de la sustancia de las experiencias de ese día de una naturaleza negativa, y no hay habitación para que la Luz pura desde la Presencia fluya en, a través y alrededor de tal ser y sea una Presencia energizadora de esa Luz durante el curso de la noche, mientras el cuerpo duerme y el próximo día cuando éste se despierte.

Ahora bien, Amados Seres, eso les ha sido enseñado y Nosotros lo hemos repetido una y otra vez. No necesitan hacer grandes ademanes excepto en la privacidad de sus habitaciones, sólo es urgido de ustedes quienes desean más Verdad, limpiar sus mundos - en la mañana, mediodía y la noche - de las expresiones negativas de la vida, para permitir que se exprese más de la Verdad de Dios, de la Vida de Dios y de la Perfección de Dios.

Como saben, dos cosas no pueden estar en un mismo lugar al mismo tiempo, así que si ustedes han llenado desordenadamente sus mundos con pensamientos y sentimientos que son depresivos, no hay habitación en sus pensamientos y sentimientos para el Amor y la Luz y todos sus regalos de la Vida. Por lo tanto, en el Nombre de la Verdad ante la cual se han comprometido a sí mismos, y la cual Yo encarno, les ruego aceptar esta Verdad Divina ahora y limpiar sus propios mundos!, tengan la generosidad de corazón de limpiar, el uno con el otro, el mundo de aflicción y tendrán Nuestra asistencia al hacerlo, reemplazándola siempre por la protección Crística Cósmica y la asistencia Crística Cósmica."... 

Curando con Fuego Violeta

Hemos invitado a Chohan del quinto Rayo de Curación, el Amado Maestro Hilarión, para que nos recomiende otra forma de recibir curación: ..."Una de las más grandes bendiciones para la humanidad de La Nueva Era de Saint Germain, es que la purificación, mediante el uso del Fuego Violeta, llegara a estar disponible antes que el efecto de la enfermedad se establezca."... 

La enseñanza del Amado Hilarión se entiende por la Misericordia implícita en la Llama Violeta, ya que transmuta lo que se ha manifestado y además todo lo que puede llegar a manifestarse, por configurar efectos de causas creadas por nosotros que aún pudieran estar grabadas en el cuerpo etérico.

Continúa diciendo el Maestro Hilarión: ..."Aunque esto no es reconocido por la mayoría de la humanidad, es una de las más grandes causas de regocijo en Nuestros Reinos, a medida que éste tenga tremendo impacto sobre la enfermedad en la raza humana: ustedes pueden sentir ahora por qué Nosotros a través de los años, les hemos implorado usar la Llama Violeta."...

Reflexionando

La energía desciende del Padre, purísima, llenando de Luz nuestros vehículos, trae consigo salud y bienestar, si nosotros no la obstaculizamos con negatividades o recalificándola con sentimientos no amorosos; si esto se produce, vamos tiñendo la Luz de Dios con cosas humanas que van creando causas que en algún momento van a retomar a nosotros para ser redimidas y liberadas.

En nuestra vida no hay injusticias, nosotros somos los causantes de lo que nos sucede, si comprendemos esto y aceptamos que el Padre en su gran Misericordia nos ofrece siempre la oportunidad de revertir errores, podremos elegir con plena conciencia qué efectos deseamos recibir en la vida para vivirla con felicidad, paz, abundancia y salud. Si necesitamos revertir alguna condición de enfermedad o efecto no deseado en nuestras vidas, releamos cuidadosamente todo lo expresado y dirigiéndonos al Ser de Curación con el que más afinidad tengamos, pidamos su ayuda para despertar al Curador que en nosotros vive.

Recordando

Siempre invocamos en paz, retirando la mirada de lo cotidiano, volcándola hacia la Amada Presencia, hacia Nuestro Cristo Interior, y sosteniendo la demanda todo el tiempo que sea necesario hasta su manifestación. Los Maestros nos aconsejan trabajar con una Llama por vez para lograr una mejor concentración.


«Que la Luz de Dios te envuelva y recibas lo que estás necesitando»







Web


domingo, 18 de marzo de 2012

Los Decretos - Conny Méndez




Los Decretos
La Fórmula Infalible

Quedamos en que cada mente humana contiene una acumulación de opiniones, convicciones o conceptos errados -contrarios a la Verdad y en conflicto con los Principios básicos de la Creación- y que están perennemente manifestando, en las condiciones exteriores, todas esas calamidades y sufrimientos que aquejan al ser humano y el mundo en general; enfermedades, accidentes, dolencias, pleitos, desarmonías, escasez, fracasos y hasta la muerte.

Felizmente, nada de eso se ajusta a la Verdad del Ser. Felizmente existe la manera de borrar todas esas creencias falsas y de sustituirlas por correctas, que no solamente produzcan condiciones y circunstancias positivas, buenas, felices, correctas, sino que, una vez corregido el error y establecida la Verdad en el subconsciente, nunca más podrán volver a suceder las cosas negativas en nuestras vidas. La orden ha sido cambiada. El imán ha cambiado de polo. Es absolutamente imposible atraer algo que no encuentre ya su correspondencia en nosotros.

La fórmula infalible es la siguienteCada vez que te ocurra algo indeseable, que te enfermes, que te ocurra un accidente, que te roben, que te ofendan, que te molesten... o que TÚ seas la causa de algún mal hacia otro o hacia ti mismo... si eres afligido por un defecto físico, o moral, o de carácter; si te desagrada alguien, si lo detestas, o si amas demasiado y sufres por esto; si te torturan los celos; si te enamoras de alguien que pertenezca a otro; si eres víctima de una injusticia; o eres víctima del dominio de otro. (La lista es interminable, de manera que suple tú la condición que te esté afectando).
Conoce la Verdad

Así Jesucristo, el más grande de todos los Maestros de Metafísica, dijo"Conoced la Verdad y ella os hará libres" [Evangelio de San Juan: 8, 32]. La Verdad, la ley suprema es La Armonía Perfecta, la belleza, la bondad, la justicia, la libertad, la salud (Vida), inteligencia, sabiduría, amor, dicha. Todo lo opuesto es apariencia. Es contrario a la ley suprema de la Armonía Perfecta luego es mentira porque es contrario a la Verdad.

Tu "YO" superior es perfecto. En este momento y siempre ha sido perfecto. No puede enfermarse porque es VIDA. No puede morir por la misma razón. No puede envejecer. No puede sufrir. No puede temer. No puede pecar. No tiene que luchar. No puede cambiar jamás. Es bello. Es amor, inteligencia, sabiduría, dicha. Esa es la Verdad. Es tu Verdad, la mía, la de todos los seres humanos, ahora mismo.

No es que el ser humano sea Dios. Así como una gota de agua de mar no es el mar. Pero contiene todo lo que forma y contiene el mar, en un grado infinitesimal; y para un átomo, esa gota de agua es un mar.

CUALQUIER COSA QUE ESTÉS MANIFESTANDO; QUE TE ESTÉ OCURRIENDO CONTRARIA A LA ARMONÍA PERFECTA, O QUE TÚ MISMO ESTÉS HACIENDO O SUFRIENDO CONTRARIA A LA ARMONÍA PERFECTA, SE DEBE A UNA CREENCIA ERRADA QUE TÚ CREASTE, YA LO SABES, Y QUE POR REFLEJO ESTÁS LANZANDO HACIA AFUERA Y ATRAYENDO SU IGUAL, DEL EXTERIOR. NO TIENE NADA QUE VER CON TU YO SUPERIOR ÉSTE CONTINÚA PERFECTO. SUS CONDICIONES Y SU SITUACIÓN SON PERFECTAS.

Ahora, en cada una de las circunstancias enumeradas más arriba, debes recordar lo que te acabo de decir, primeramente, y luego decir mentalmente o en voz alta, como quieras, "NO LO ACEPTO".

Dilo con firmeza, pero con infinita suavidad. Los trabajos mentales NO NECESITAN de la fuerza física. Ni el pensamiento ni el espíritu tienen músculos. Cuando tú digas "No lo acepto", hazlo como si dijeras "No me da la gana", tranquilamente, pero con la misma convicción y firmeza, sin gritar, sin violencia, sin un movimiento, sin brusquedad. ¿Me hago comprender?

Después de haber dicho "no lo acepto", recuerda que tu YO superior es perfecto; que sus condiciones son perfectas. Ahora di: "DECLARO QUE LA VERDAD DE ESTE PROBLEMA ES... (Armonía, amor, inteligencia, justicia, abundancia, vida, salud, etc., cualquiera que sea lo opuesto a la condición negativa que se esté manifestando en ese momento). GRACIAS PADRE QUE ME HAS OÍDO".

No tienes por qué creer ciegamente lo que estás leyendo. Debes comprobarlo tú mismo. En el lenguaje metafísico esto se llama "un tratamiento". Después de todo tratamiento hay que conservar la actitud que se ha declarado. No se puede uno permitir que, entre la duda respecto a la eficacia del tratamiento, ni se puede volver a expresar en palabras los conceptos, opiniones y creencias de antes, porque se destruye, se anula el tratamiento.
El propósito es el de transformar el patrón mental que ha estado dominado en el subconsciente, o sea, el clima mental en que has estado viviendo, con toda su serie de circunstancias negativas. San Pablo dijo: "Sois transformados por la renovación de vuestra  mente” [Romanos: 12, 2]. Esta renovación se hace cambiando cada creencia antigua a medida que vayan presentándose ante nuestra vida (o a nuestra conciencia), en conocimiento de acuerdo con la Verdad.

Hay convicciones que están tan arraigadas que son lo que se llama en el lenguaje metafísico "cristalizaciones". Estas requieren más trabajos que otras. Pero cada "negación" y afirmación" que se haga respecto a estas cristalizaciones va borrando el diseño original hasta que desaparece totalmente y no queda sino la Verdad.
Verás los milagros que ocurren en tu vida, en tu ambiente y en tus condiciones.

Tú no tienes defectos sino apariencia de defectos. Lo que ves como defectos morales o físicos son transitorios porque al "conocer la verdad" de tu YO verdadero, tu Cristo, tu Ser Superior es perfecto hijo de Dios hecho a semejanza del Padre, comienzan a borrarse las imperfecciones que tú estás presentándole al mundo. Es un hecho constatable. Todo estudiante de metafísica cristiana te puede corroborar lo que acabo de decirte.
Esta es la Gran Verdad. No la olvides jamás. Comienza ahora mismo a practicarla. Mientras más se practica más se realiza, más se adelanta y más feliz te sentirás.

Acuérdate. Tú eres único, como tus huellas digitales. Fuiste creado por un diseño único, para un propósito especial que no puede cumplir nadie más que tú. Has tardado 14.000 años para evolucionar a tu sitio de hoy. Las expresiones de Dios son infinitas. Tú y yo somos sólo dos de esas infinitas expresiones. Tu Cristo es un ser inteligente que te ama con delirio y que tiene siglos esperando que lo reconozcas. Llegó el momento. Háblale, consúltale y espera sus respuestas. Es el guía y Maestro único para ti. Cuando tú llegues a comprender, aceptar y realizar esta verdad, será el nacimiento de Cristo para ti.
Es lo que está profetizado para esta era. Es el Mesías. No es que Jesús vuelve a nacer ahora. Es que cada uno va a encontrar el Cristo en su conciencia y en su corazón, tal como le ocurrió a Jesús. Por eso lo llamaron "Jesucristo".

EL DECRETO

Cada palabra que se pronuncia es un decreto que se manifiesta en lo exterior. La palabra es el pensamiento hablado.

Jesús dijo dos cosas que no han sido tomadas en serio. Una, "Por tus palabras serás condenado y por tus palabras serás justificado". Esto no significa que los demás nos juzgarán por lo que decimos, aunque esto también es verdad; como habrás visto ya, el Maestro enseñaba metafísica, sólo que la raza no estaba aún lo suficiente madura para entenderla. En varias ocasiones lo advirtió diciendo que tenía aún muchas otras cosas que decir, pero que no podrían ser comprendidas. En otras ocasiones dijo que aquel que tuviera oídos para oír que escuchara. La segunda referencia que hizo al poder de la palabra fue: "No es lo que entra por su boca lo que contamina al hombre, sino lo que de su boca sale; porque lo que de la boca sale, del corazón procede". Más clara no se puede expresar.

Te propongo que pongas atención a todo lo que tú decretas en un solo día. Vamos a recordártelo.

"Los negocios están malísimos""Las cosas andan muy malas""La juventud está perdida""El tráfico está imposible""El servicio está insoportable""No se consigue servicio""No dejes eso rodando porque te lo van a robar""Los ladrones están asaltando en todas las esquinas""Tengo miedo de salir""Mira que te vas a caer""Cuidado que te matas""Te va a pisar un carro"Vas a romper eso!""Tengo muy mala suerte""No puedo comer eso, me hace daño""Mi mala memoria...""mi alegría...""mi dolor de cabeza...""mi reumatismo...""mi mala digestión..."Ese es un bandido!""esa es una desgraciada""Tenía que ser, cuando no". No te sorprendas ni te quejes si al expresarlo lo ves ocurrir. Lo has decretado. Has dado una orden que tiene que ser cumplida. Ahora recuerda y no olvides jamás, CADA PALABRA QUE PRONUNCIAS ES UN DECRETO. Positivo o negativo. Si es positivo se te manifiesta en bien. Si es negativo se te manifiesta en mal, si es contra el prójimo es lo mismo que si lo estuvieras decretando contra ti. SE TE DEVUELVE. Si es bondadoso y comprensivo hacia el prójimo,                         recibirás bondad y comprensión de los demás hacia ti. Y cuando te suceda algo molesto, negativo, desagradable, no digas Pero si yo no estaba pensando ni temiendo que me fuera a suceder esto!". Ten la sinceridad y la humildad de tratar de recordar en cuáles términos te expresaste de algún prójimo. En qué momento saltó de tu corazón un concepto viejísimo, arraigado allí, que tal vez no es sino una costumbre social como la generalidad de esas citadas más arriba y que tú realmente no tienes deseos de seguir usando.

Como el sentimiento que acompaña a un pensamiento es lo que lo graba más firmemente en el subconsciente, el Maestro Jesús, que jamás empleó palabras superfluas, lo expresó muy bien al decir, "LO QUE DE LA BOCA SALE, DEL CORAZÓN PROCEDE", y esto nos da la clave inequívoca. El primer sentimiento que nos enseñan es el temor. Nos lo enseñan nuestros padres, primeramente, y luego nuestros maestros de religión. Al sentir un temor se nos acelera el corazón. Solemos decir "por poco se me sale el corazón por la boca" para demostrar el grado de temor que sentimos en un momento dado.

El temor es lo que está por detrás de todas las frases negativas que te he citado más arriba.

San Pablo dijo: "SOMOS TRANSFORMADOS POR LA RENOVACIÓN DE NUESTRAS MENTES". Cada vez que te encuentres diciendo una frase negativa, sabrás qué clase de concepto errado tienes arraigado en el subconsciente, sabrás qué clase de sentimiento obedece: temor o desamor, atájalo, bórralo negándolo por mentiroso y afirma la Verdad, si no quieres continuar manifestándolo en tu exterior. Al poco tiempo de esta práctica notarás que tu hablar es otro. Que tu modo de pensar es otro. Tú y tu vida se estarán transformando por la renovación de tu mente.

Cuando estés en reunión de otras personas, te darás perfecta cuenta de la clase de conceptos que poseen y los constatarás en todo lo que les ocurre. Siempre que escuches conversaciones negativas no afirmes nada de lo que expresen. Piensa "NO LO ACEPTO NI PARA MÍ NI PARA ELLAS". No tienes que decírselo a ellas. Es mejor no divulgar la verdad que estás aprendiendo, no porque haya que ocultarlo sino porque hay una máxima ocultista que dice: "CUANDO EL DISCÍPULO ESTÁ PREPARADO APARECE EL MAESTRO". Por ley de atracción, todo el que está preparado para subir de grado es automáticamente acercado al que lo pueda adelantar, de manera que no trates de hacer labor de catequista. No obligues a nadie a recibir lecciones sobre la Verdad porque te puedes encontrar que aquellos que tú creías más dispuestos, son los que menos simpatizan con ella. A esto se refería Jesús cuando dijo:  "NO DEIS LO SANTO A LOS PERROS, NI ECHÉIS VUESTRAS PERLAS DELANTE DE LOS CERDOS, NO SEA QUE LOS PISOTEEN, Y SE VUELVAN Y OS DESPEDACEN".

¿LA FE MUEVE MONTAÑAS? ¿POR QUÉ Y CÓMO?

Todo el mundo conoce el dicho y lo repite a menudo. Lo repite como loro, pues no sabe en realidad lo que significa, ni por qué ni cómo es eso, que la fe mueve montañas.

Pocos saben que el temor también mueve montañas. El temor y la fe son una misma fuerza. El temor es negativo y la fe es positiva. El temor es fe en el mal. O sea, la convicción de que va a ocurrir lo malo. La fe es la convicción de que lo que va a ocurrir es bueno, o que va a terminar bien. El temor y la fe son las dos caras de una misma medalla.

Fíjate bien. Tú jamás temes que te vaya a suceder algo bueno. Ni tampoco dices jamás "tienes fe en que te va a ocurrir lo malo"¡La fe siempre se asocia a algo que deseamos; y no creo que tú deseas el mal para ti! A éste le temes; ¿no es así?

TODO LO QUE TÚ TEMES LO ATRAES Y TE OCURRE. Ahora que, cuando te ocurre, generalmente dices con aire triunfante: "¡Ajá, yo lo sabía! Lo presentí", y sales corriendo a contarlo y repetirlo como para lucir tus dotes de clarividente. Y lo que en realidad ha sucedido es que lo pensaste con temor. ¿Lo presentiste? Claro. Lo presentiste. Tú mismo lo estás diciendo. Ya tú sabes que todo lo que se piensa sintiendo al mismo tiempo una emoción, es lo que se manifiesta o se atrae. Tú lo anticipaste y lo esperaste. Anticipar y esperar es fe.

Ahora fíjate que todo lo que tú esperas con fe te viene, te sucede. Entonces, si sabes que esto es así, ¿qué te impide usar la fe para todo lo que tú desees?, ¿amor, dinero, salud, etc.? Es una ley natural. Es una ordenanza divina. El Cristo lo enseñó con las siguientes palabras, que tú conoces: "TODO LO QUE PIDIEREIS EN ORACIÓN, CREYENDO, LO RECIBIRÉIS". No lo he inventado yo. Está en el capítulo nº21, versículo 22 de San Mateo. Y San Marcos lo expresa más claro aún: "TODO LO QUE PIDIEREIS ORANDO, CREED QUE LO RECIBIRÉIS Y OS VENDRÁ". San Pablo lo dice en palabras que no tienen otra interpretación: "la fe es la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que se ve". Más arriba te dije que la fe es la convicción del bien.

Ahora te diré que la convicción viene por el conocimiento. Supongamos que tú vives en la provincia y que jamás has ido a la capital. Quieres ir a la capital, y tomas el tren, el auto o el avión. Sabes dónde queda la capital y cómo dirigirte a ella. Un día te diriges hacia la capital y utilizas la forma de conducción que mejor te convenga, pero por el camino no vas temiendo desviarte hacia la luna ¿No? Si fueras un indio salvaje podrías estar temblando de pavor por desconocer totalmente lo que está pasando. Pero siendo una persona civilizada, vas tranquilo, sabiendo que a tal o cual hora llegarás a la capital. ¿Qué es ó que te da esta fe?  El conocimiento.

 La ignorancia de los Principios de la Creación es lo que hace que el mundo tema el mal, no sepa emplear la fe, ni siquiera lo que ella es.

La fe es convicción, seguridad; pero éstas tienen que estar basadas en el conocimiento de algo. Conoces que existe la capital y vas hacia ella. Por eso sabes que no irás a parar a la luna.

Ahora sabes que cuando deseas algo, si temes no obtenerlo, no lo obtendrás. Si lo niegas antes de recibirlo, como en el ejemplo dado ya de la oración que dirige a Dios la generalidad de los humanos: "Dios mío concédeme tal cosa, aunque sé que no me lo darás porque vas a pensar que no me conviene"; no lo obtendrás porque de antemano lo negaste.                 ¡Has confesado que no lo esperas!

Déjame darte la fórmula metafísica para obtener cualquier cosa que uno desee. Es una fórmula. Hay que emplearla para todo. Compruébala por ti mismo. No me lo creas ciegamente.

"YO DESEO TAL COSA. EN ARMONÍA PARA TODO EL MUNDO Y DE ACUERDO CON LA VOLUNTAD DIVINA. BAJO LA GRACIA Y DE MANERA PERFECTA. GRACIAS PADRE QUE YA ME OÍSTE".

Ahora no dudes por un solo instante. Has empleado la fórmula mágica. Has cumplido con toda la ley y no tardarás en ver tu deseo manifestado. Ten paciencia. Mientras más tranquilas esperes, más pronto verás el resultado. La impaciencia, la tensión y el ponerse a empujar mentalmente destruyen el tratamiento (la fórmula es lo que en metafísica se llama "un tratamiento").

Para que conozcas lo que has hecho al repetir la fórmula, te voy a explicar el proceso detalladamente. Al tú decir "en armonía para todo el mundo" has eliminado todo peligro de que tu conveniencia perjudique a otro, como tampoco se te hace posible desear un mal para otro. Al decir "de acuerdo con la voluntad divina"; si lo que tú deseas es menos que perfecto para ti, verás suceder algo mucho mejor de lo que tú esperabas. En este caso significa que lo que estabas deseando no lo ibas a encontrar suficiente, o no te iba a resultar tan bueno como tú pensabas. La voluntad de Dios es perfecta.

Al tú decir "bajo la Gracia y de manera perfecta", encierra un secreto maravilloso. Pero déjame darte un ejemplo de lo que ocurre cuando no se sabe pedir bajo la Gracia y perfección. Una señora necesitaba urgentemente una suma de dinero, y la pidió, asimismo: para el día 15 del mes. Tenía absoluta fe de que la recibiría, pero su egoísmo e indiferencia no le inspiró pedirla con alguna consideración para nadie más. Al día siguiente un automóvil estropeó a su hija, y el día 15 del mes recibió la suma exacta que ella había pedido. Se la pagó la Compañía de Seguros por el accidente de su hija. Ella trabajó contra la ley y contra ella misma.

Pedir "bajo la Gracia y de manera perfecta" es trabajar con la ley espiritual. La Ley de Dios que se manifiesta siempre en el plano espiritual. Allí (en el plano espiritual) todo es perfecto, sin obstáculos, sin inconvenientes, sin tropiezos ni daños para alguno, sin luchas ni esfuerzos, "suavecito, suavecito", todo con gran amor, y esa es nuestra Verdad. Esa es la Verdad que al ser conocida nos hace libres.

"Gracias Padre que ya me oíste" es la expresión más alta de fe que podamos abrigar. Jesús la enseñó y la aplicaba en todo, desde antes de partir el pan con que alimentó a cinco mil, hasta para decir cómo transformar el vino en su sangre. Dando gracias al Padre antes de ver la manifestación.

Como irás viendo, todo lo que enseñó Jesús fue metafísico.

Todo lo que tú desees, todo lo que vayas necesitando lo puedes manifestar. El Padre todo lo ha previsto ya, todo lo ha dado ya, pero hay que irlo pidiendo a medida que se sienta la necesidad. Sólo tienes que recordar que no puedes pedir mal para otro porque se te devuelve a ti, y todo lo que pidas para ti debes pedirlo también para toda la humanidad porque todos somos hijos del mismo Padre.

Por ejemplo, pide grande. El Padre es muy rico y no le gusta la mezquindad. No digas "Ay, Papá Dios, dame una casita. Sólo te pido una casita, aunque no sea sino chiquitita", ¡Cuándo la realidad es que tú necesitas una casa muy grande porque tu familia es numerosa! No recibirás sino lo que pides.

Pide así:

"PADRE, DAME A MÍ Y A TODA LA HUMANIDAD, TODAS LAS MARAVILLAS DE TU
REINO"

Y ahora haz tu lista.

Para ir fortificando la fe, haz una lista de cosas que deseas o que necesitas. Enumera los objetos o las cosas. Al lado de esta lista haz otra enumerando cosas que deseas ver desaparecer, o bien en ti mismo o en lo exterior. En el mismo papel escribe la fórmula que ya te di más arriba. Ahora, lee tu papel todas las noches. No debes sentir la menor duda. Da las gracias de nuevo cuantas veces pienses en lo que has escrito. A medida que veas que se te van realizando las cosas enumeradas, ve tachándolas. Y al final, cuando las veas realizadas todas, no vayas a ser tan mal agradecido de pensar: "Tal vez se me iban a dar de todas maneras", porque es mentira. Se te dieron porque las pediste correctamente. Lo exterior se acomodó para dejártelas pasar.

Como ya estás muy habituado a sentir temor por una variedad de razones, cada vez que te encuentres atacado por un temor, repite la fórmula siguiente, que te irá  borrando el reflejo que tienes grabado en el subconsciente:

"YO NO TENGO MIEDO. NO QUIERO EL TEMOR. DIOS ES AMOR Y EN TODA LA CREACIÓN NO HAY NADA A QUÉ TEMER. YO TENGO FE. QUIERO SENTIR FE".

Un gran Maestro decía "lo único que se debe temer es al temor". La fórmula la debes repetir aun cuando estés temblando de terror. En ese momento, con mayor razón. Solamente el deseo de no temer y el deseo de tener fe bastan para cancelar todos los efectos del temor, y para situarnos en el polo positivo de la fe.

Supongo que ya tú conoces el principio psicológico que dice, que CUANDO SE BORRA UNA COSTUMBRE HAY QUE SUSTITUIRLA POR OTRA.

Cada vez que se niega o se rechaza una idea cristalizada en el subconsciente, se borra ésta un poquito. El pequeño vacío que así se hace, hay que llenarlo inmediatamente con una idea contraria. Si no, el vacío atraerá ideas de la misma clase y que siempre están suspendidas en la atmósfera, pensadas por otros. Poco a poco irás viendo que tus temores desaparecen, si es que tienes la voluntad de ser constante, repitiendo la fórmula en todas las circunstancias que se vayan presentando. Poco a poco irás viendo que únicamente te sucederán las cosas como tú las deseas. "POR SUS FRUTOS LOS CONOCERÉIS", dijo Jesús.

Este gran instrumento - "el poder del decreto" - se presenta a nuestra atención en aquella extraordinaria historia de la creación que encontramos en los dos primeros capítulos del Génesis en la Biblia. Yo sugiero que tomes tiempo ahora para leer este maravilloso relato. Mientras lees te darás cuenta de que el hombre (esto quiere decir tú y yo) no fue creado para ser la pieza de juego de las circunstancias, la víctima de las condiciones o un títere movido de un lado para otro por poderes fuera de su dominio. En lugar de esto encontramos que el hombre ocupa el pináculo de la Creación; que, lejos de ser lo más insignificante del Universo es, por la misma naturaleza de los poderes que le ha dado su Creador, la suprema autoridad designada por Dios para regir la Tierra y toda cosa creada. El hombre está dotado de los poderes mismos del Creador porque es "hecho a Su imagen y según Su semejanza". El hombre es el instrumento por medio del cual la sabiduría, el amor, la vida y el poder del Creador Espíritu, se expresa en plenitud.

Dios situó al hombre en un Universo respondedor y obediente (incluyendo su cuerpo, sus asuntos, su ambiente) que no tiene otra alternativa que llevar a efecto los edictos o decretos de su suprema autoridad.

El poder de decretar es absoluto en el hombre; el dominio que Dios le dio, irrevocable; y aunque la naturaleza básica del Universo es buena en la evaluación del Creador, puede aparecer ante el hombre solamente como él decrete que aparezca. Vemos que mientras el hombre fue obediente a su Creador, mantuvo su poder de pensar y hacer decretos a tono con el Espíritu del Bien que es la estructura de la Creación, vivió en un universo de bien, un "Jardín del Edén". Pero cuando el hombre "cayó" al comer del árbol del conocimiento y usar sus poderes en el bien y en el mal - lo que como agente libre podía hacer - inmediatamente encontró sudor y cardos mezclados con su pan de cada día. Desde la "caída" el hombre se ha atareado declarando su mundo bueno o malo y sus experiencias han sido de acuerdo con sus decretos. Esto demuestra evidentemente cómo responde el Universo y cuán completos y de largo alcance son el dominio y la autoridad del hombre.



del libro Metafísica 4 en 1 Vol 1 de Conny Méndez