Día 19: El éxito carece de juicios








Mensaje diario
En la meditación de hoy vamos a aprender a dejar ir los juicios negativos que aplicamos a los demás y a nosotros mismos. Cuando juzgamos, estamos resistiéndonos a la vida y bloqueando el flujo de la existencia. No es que necesitemos fingir que no hay problemas, gente difícil ni defectos en nuestra personalidad. Sin duda, los hay. No obstante, si aprendemos a concentrar nuestra atención en las características positivas que están surgiendo, entonces estaremos alentando ese potencial que aún no se desarrolla, en lugar de darle más atención a las imperfecciones, con lo que las fortalecemos.

Dejar de emitir juicios significa ser nuestro yo más verdadero, seguir nuestro camino único mientras cooperamos y trabajamos en armonía con el universo. Este es el propósito de nuestra meditación de hoy.

Nuestro pensamiento central de hoy es:

ENCUENTRO EL ÉXITO SIN JUZGAR A LOS DEMÁS NI A MÍ MISMO

Texto audio


Día 19, El éxito carece de juicios
Ahora sabemos que el éxito viene hacia ti de manera natural, cuando ya no opones resistencia, sino que adoptas una aptitud abierta, esto nos lleva al tema de las críticas; cómo una forma de defensa muchas personas desvían su atención de ellas mismas criticando a otros, mientras que en el fondo se critican muy duramente a sí mismas. Cada vez que te juzgas, éstas bloqueando tu potencial interior. La autocrítica es el factor más limitante cuando la gente no logra cumplir sus sueños. Juzgar a los demás hace que la gente sea cautelosa contigo y este menos dispuesta a ser tu aliada en el camino del éxito.

Puesto que estamos definiendo el éxito cómo una realidad en el aquí y ahora, la crítica se detiene hoy. Una vez que ya no sientes la necesidad de hacer mal a los demás, para hacer esto debes dejar de tratarte mal, nadie es perfecto, pero en lugar de centrarte en tus defectos, deja de pensar en términos de perfección o imperfección. En cambio, mantén tu visión centrada en tu potencial de desarrollo, mejoras en aquello para lo que eres bueno, en aquello en lo que no eres tan bueno, puedes mejorar, corregirte y recibir ayuda de los demás.

Cuando te das cuenta de que eres una célula única en el cuerpo del cosmos, es natural cooperar y actuar en beneficio del todo, al igual que el todo actúa en tu beneficio. Las células del corazón no emiten juicios, a pesar de sus diferencias cada célula armoniza sus intereses con el del bienestar general del cuerpo. En tu propia vida, las diferencias con los demás no tienen que llevarte a la mentalidad binaria, que se manifiesta en frases como: Somos nosotros contra ellos o estoy sólo contra el mundo.

Una vez que te propones abandonar el hábito de emitir juicios, se pueden formar lazos de cooperación que te otorgan una red de apoyo más allá de tu capacidad de hacerlo todo sólo. Al mismo tiempo, no juzgar te libera de la constante necesidad de compararte con los demás, no hay necesidad de comparaciones negativas, porque tu camino es único.

Nadie ha logrado el éxito a través de la limitación, el secreto es, ser uno mismo, con la intención de dar lo mejor de ti en cada situación, tu mejor yo en el nivel más profundo posible, es atemporal y forma parte del campo infinito de la conciencia.

Mientras nos preparamos para meditar juntos, consideremos por un momento, nuestro pensamiento central:

ENCUENTRO EL ÉXITO SIN JUZGAR A LOS DEMÁS NI A MÍ MISMO
ENCUENTRO EL ÉXITO SIN JUZGAR A LOS DEMÁS NI A MÍ MISMO

Ahora vamos a prepararnos para nuestra meditación, ponte cómodo o cómoda, y cierra los ojos, comienza a ser consciente de tu respiración y sólo respira lenta y profundamente, con cada respiración, permítete relajarte cada vez más, ahora poco a poco, incorpora el mantra: KARUNA HUM – este mantra, ayuda a cultivar la compasión y la aceptación de ti mismo y los demás – mientras repites el mantra, deja que tu corazón sienta la conexión y la unidad que compartes con todos – repite en silencio, KARUNA HUM – KARUNA HUM – KARUNA HUM - con cada repetición, siente tu cuerpo, mente y espíritu abiertos y recibe un poco más. Cada vez que te sientas distraído, distraída, por tus pensamientos o por los ruidos del entorno, simplemente regresa tu atención a repetir mentalmente el mantra: KARUNA HUM – KARUNA HUM – KARUNA HUM - por favor continúa con la meditación, yo estaré atento al tiempo transcurrido y al final me escucharás tocar una suave campana: KARUNA HUM – KARUNA HUM – KARUNA HUM – repite en silencio, KARUNA HUM – KARUNA HUM – KARUNA HUM

Es momento de liberar el mantra, sigue sentado y relajado, inhala y exhala, lentamente, cuando estés lista, listo, abre los ojos despacio. Al transcurrir tu día ten en cuenta este pensamiento central:

ENCUENTRO EL ÉXITO SIN JUZGAR A LOS DEMÁS NI A MÍ MISMO
ENCUENTRO EL ÉXITO SIN JUZGAR A LOS DEMÁS NI A MÍ MISMO
ENCUENTRO EL ÉXITO SIN JUZGAR A LOS DEMÁS NI A MÍ MISMO

Namasté

No hay comentarios:

Publicar un comentario