sábado, 2 de mayo de 2015

Sobre Sanación por el Pensamiento

Desarrollo
En su libro "La Curación de las Enfermedades mediante el poder del pensamiento", la sanadora mental Kate Atkinson Boehme señala:


No comprendéis cómo el pensamiento de una persona puede tener efecto en el cuerpo. ¿Cómo es que el pensamiento puede influir sobre los nervios y músculos de nuestro cuerpo y producir el movimiento? ¿Quién pudo ver jamás cómo el pensamiento así obraba sobre nervios y músculos? Hasta hoy a nadie ha sido dable el explicar el misterio, que sin embargo aceptamos como un hecho. ¿Hacemos esto porque así nos lo han enseñado los fisiólogos? No. Lo sabemos por nuestra propia experiencia interior. Por ejemplo veo un libro sobre la mesa. Pienso que me agradaría examinarlo. Yo estoy consciente de este pensamiento. Enseguida pienso que voy a tomarlo. También tengo conciencia de ese pensamiento. Después, tomo el libro y sé que el tomar este libro es el resultado de mi primer pensamiento. Se que mi pensamiento ha hecho que mi mano se dirija hacia la mesa y que mis dedos tomen el libro y la atraigan hacia mi. Centenares de nervios y de músculos han sido puestos en acción y sin embargo no sé cómo ello se ha verificado... Pero, ¿es esto una razón para negarlo?

La electricidad existe en todo cuanto nos rodea, pero no nos damos cuenta del hecho, y hubo tiempo en que nos habría parecido imposible pudiera habérsele utilizado en tantas formas como el presente. Si Edison vive lo bastante, nos enseñará a encontrarla y a servirnos de ella, sin necesidad de grandes instalaciones, ni de pesadas maquinarias. desde luego está descubriendo la manera de producir electricidad directamente del carbón, para que así hagamos correr nuestros automóviles, alumbremos nuestras casas y dispongamos en cualquier forma de la electricidad sin necesidad de máquinas ni dinamos. ¡Qué adelanto! Pero esto nos está probando cómo el mundo progresa en el empleo de agentes más y más sutiles.

¿Quién hubiera podido pensar que estuviéramos hoy telegrafiando sin hilos? Confieso que para mí es todavía una maravilla el considerar que colocando un transmisor en Washington y un receptor en Boston, se pueda enviar sin alambre un telegrama, de un punto a otro, sin que se pierda en el camino. Pero llega; y lo mismo sucede con el pensamiento... el médico es el transmisor y el paciente el receptor.. El pensamiento va en un instante, como una chispa eléctrica. Hemos descubierto un poder eléctrico mental y vivimos en un siglo de electricidad, en el cual está por verse aún más y más grandes maravillas.

El pensamiento es una fuerza silenciosa que puede obrar sin el intermedio de la palabra hablada o escrita. El pensamiento de una mente puede actuar sobre el cuerpo de otra persona, para bien o para mal... En nuestro ser interno hay un gran depósito de fuerza, a la que tenemos acceso por medio de la mente.

Existe en nuestro ser interno un manantial inagotable, dentro del cual se contiene todo lo que nos es posible exteriorizar, ya sea en fuerza, vitalidad, salud, armonía, belleza, etc.; en fin todo lo que pudiéramos imaginar o quisiéramos ser. Para ello nos basta ponernos en la debida actitud mental y extraer de allí todo lo que necesitamos.

Cuando oigo decir a algunas personas que no pueden gobernar su pensamiento, sé que no es así; sé que no han tenido constancia o que no han sabido tomar el verdadero rumbo. Hay dentro de vosotros dos pensamientos respecto a vosotros mismos: Un Pensamiento Verdadero y otro Falso. Este último no es nada más que una ilusión y, sin embargo, mientras más en vuestra mente, os parece real, y actuarás conforme a él. Creéis que sois débil y obráis de acuerdo con esta idea... "Así como el hombre piensa, así es él". Este mismo principio se aplica a las enfermedades, cualquiera que sea su especie. Podéis tener alguna molestia interna y pensar que es cáncer. Si lo pensáis con la suficiente energía, se os convertirá en cáncer. A la inversa, podéis estar sufriendo actualmente de cáncer y si os hacen pensar hasta convenceros de que no lo tenéis, el cáncer desaparecerá... Todo depende de lo que creáis respecto a cual es vuestro verdadero Yo. Niego que seáis vuestro cuerpo físico, y en cambio declaro que sois una entidad espiritual e inmortal sin principio ni fin, y que tiene el poder de revestirse de muchas distintas envolturas carnales a las que llamaréis cuerpo. Nadie sabe dentro dentro de cuántas de estas envolturas carnales habéis estado ya. Ni dentro de cuántas podréis estar en tiempos venideros.

Cuando digo: El dominio que tenéis sobre vuestro cuerpo, ¿no os suena como si fuerais algo más elevado y superior a vuestro cuerpo? Si así no fuera, ¿cómo podréis gobernarlo? Mientras penséis que vosotros sois el cuerpo o que vuestro cuerpo sois vosotros mismos, no podréis pretender superioridad alguna sobre ninguno de sus estados o actividades, ni ser capaces de tenerlo bajo vuestro dominio.

Cuando afirmáis que no sufre de cáncer estáis hablando la verdad, porque el Ego o el Yo, que sois vosotros, no puede tener cáncer ni ningún defecto o enfermedad. Mientras más profundices esta verdad, más positivo se hará vuestro pensamiento, porque comprenderéis que sois en verdad el ser real y no estáis sujetos a la ilusión. La mente en su forma positiva está ahora pensando la verdad divina, enardecida por la divina energía, y puede sanar nuestro cuerpo... Sin darse cuenta de que su Yo divino, el Ser real, se encuentra tan estrechamente unido a él, esperando sólo ser reconocido. Tarde o temprano debemos conocer a este Ser real que somos nosotros y de cuya presencia tenemos que aprender a darnos cuenta en cada momento de nuestra vida.

El término SUBCONSCIENTE  yo lo uso para indicar un poder mental que gobierna lo que generalmente se conoce por la acción involuntaria del cuerpo, como son: los latidos del corazón, la circulación de la sangre, la digestión o cualquiera otra función que no dependa directamente de la voluntad o sea regida por ella. La mente subconsciente es un conjunto de costumbres, y de costumbres muy antiguas. Contrae hábitos de enfermedad, es decir, una parte de ella comienza a actuar en cierta dirección errada y sigue así, concluyendo por alterar la armonía general hasta que, o sucede algo para restablecerla, o bien todas las demás partes se amoldan a la acción irregular, estableciendo una especie de tregua entre ellas, convenio que hacen, no por el mayor bienestar del conjunto, sino más bien por tener paz temporal.

La parte subconsciente de la mente está en realidad subordinada a la parte consciente, pero tiene su modo de imponerse y de seguir por su cuenta, de la misma manera que de ordinario lo hacen todos los subordinados.

Un escritor ha dicho con cierto ingenio, que el organismo humano se sostiene gracias a que constantemente está refrenando a las fuerzas interiores que siempre tratan de escaparse y obtener su libertad. Y realmente parece que así fuera, pues tan luego como el Espíritu -que es el que mantiene al cuerpo intacto- lo abandona, se declara la anarquía más completa, pues cada átomo procura desligarse con la mayor ligereza posible del gobierno orgánico.

La maquinaria en la mente subconsciente no es como la madera o el acero, y por consiguiente debéis arreglarla, por decir así, con diferentes herramientas. Las herramientas que debéis usar son las palabras, ya sean pensadas o habladas. También podéis hacer uso de la emoción, que a veces no necesita en absoluto de palabras. Si la gente comprendiese mejor estas cosas, sabría por qué un médico mentalista dice a su enfermo que está bueno y robusto, cuando es evidente que está débil y enfermo. Si la mente subconsciente no estuviese bajo el dominio de la mente consciente, semejante afirmación no le haría bien alguno; le produciría tanto efecto como el que causa una piedrecilla arrojada contra una muralla de granito. El que en realidad produzca efecto es debido al hecho de que la mente subconsciente es una sustancia inteligente, plástica y vibrante; y cuando es tocada por una palabra viva, actúa de acuerdo con esa palabra. Palabras vivas son las de salud, de éxito, de aliento, etc., y la mente subconsciente responde a ellas produciendo mejor circulación, mejores latidos del corazón, mejor acción muscular y nerviosa, mejor vista, mejor oído y mejor digestión.

Por el contrario, las palabras muertas, tales como "¡Oh! estoy tan enfermo, soy tan desdichado, tan pobre, tengo tan mala suerte, y me siento tan desalentado¡", etc., tienen un efecto deprimente, bajan el tono del sistema entero, y producen, en cada detalle, el efecto contrario al de las palabras vivas.

Vuestra enfermedad es un estado pasajero del cuerpo; y sostengo con firmeza, por lo que sé, que esa es la realidad con respecto a vuestro verdadero Yo. El Yo Real es un sinónimo de potencia, de perfección, de gloria, de luz. Pero ¿por qué encuentra dificultad para manifestarse un algo tan perfecto? Y si es tan grande y glorioso, ¿por qué ostenta todas estas cicatrices y defectos, deformidades, pena y dolencias? Por la misma razón que una sombra circunda la Tierra, cuando las nubes se interponen entre ésta y el Sol. Sin embargo, el Sol sigue brillando.

Hay un estado en las facultades conscientes, que corresponde a la Tierra en sombra. En ese estado no vemos al Yo Real. No atraviesa las nubes. No puede manifestarse donde la atmósfera no es un buen conductor; pero continúa resplandeciendo, puro, sereno, perfecto.

Es difícil probar, en palabras, lo que el alma reconoce por verdadero; pero la verdad de que estoy más convencida, es de que el Yo Real Interno es un centro irradiante de vida. Estoy convencida también de que este Yo Real, actuando sobre la mente consciente y por medio de ésta sobre la subconsciente, disipará las nubes de la enfermedad, de las molestias, de la pobreza, y de todo lo que desagrade, dejando sólo lo que es hermoso, bueno y grato; como verdadera manifestación corporal de un perfecto Yo Real.

Todo lo que os pido, lector, es que probéis el efecto que producen, sobre la mente subconsciente, ciertas palabras, por decirlo así, vigorosas, alentadoras, vivificantes. Aun cuando os encontréis en medio de pobreza, enfermedad y penas, afirmad lo contrario: Soy rico, estoy bien, soy feliz. Repetidlo una y otra vez, aun cuando todo parezca desmentir vuestras palabras. Si hacéis esto con constancia, os aseguro con la certidumbre más absoluta, que las palabras que pronunciáis, caerán en la mente subconsciente y se convertirán allí en un poder que dará favorable solución a todos vuestros problemas.

Si agregáis bicarbonato a un ácido, lo neutralizaréis. Con arreglo a una ley tan cierta e inmutable como esta, podréis neutralizar, mediante afirmaciones positivas los estados más amargos del ánimo, las dolencias más agudas del cuerpo y las contrariedades mayores del medio ambiente... Los pensamientos de salud producen salud y los pensamientos de éxito procuran éxito. Un pensamiento sostenido con persistencia, tenacidad y firmeza se convierte con el tiempo en una parte de vosotros mismos. Si el pensamiento es elevado y noble, la mente subconsciente actúa al unísono con la verdad y la nobleza. Al mismo tiempo la mente subconsciente está reconstituyendo vuestras condiciones físicas de acuerdo con vuestro pensamiento. Lo hace tan silenciosamente, tan en secreto, que no os dais cuenta de ello. Por medio de la afirmación, podéis seguir construyendo y reconstruyendo nuevamente vuestra vida, y modificándola hasta alcanzar vuestros más altos ideales. tened ánimo, entonces, puesto que el remedio para todos estos males está dentro de vosotros y en vosotros, porque vosotros estáis en Dios.

Existe una gran fuente de la cual extraemos nuestros pensamientos. Es tan vasta como la humanidad misma y está a disposición de cada uno de nosotros. Emerson la llamaba "El Alma Universal o la Super-Alma", y tal vez no podría dársele mejor nombre; pero a fin de evitar confusión, yo la llamaré "Mente Super-Consciente"". La llamo así porque deseo demostraros lo que a mi juicio constituye la diferencia entre la Mente Super-Consciente y la Subconsciente.

Un pensamiento se os viene a la mente: ¿de dónde procede? ¿De alguna otra mente? Es muy posible. Pero, ¿dónde tuvo su origen? Una moneda, en el curso de su circulación, puede pasar de una mano a otra, pero tuvo so origen en la Casa de Moneda: anteriormente vino de una mina, y en algún tiempo debe haber existido en forma de éter; pero de todos modos el hecho es que aquí está en circulación. De igual manera, nuestros pensamientos pasan de uno a otro, pero eso no nos explica su origen. ¿De dónde vinieron al principio? Viene de la Mente Super-Consciente. Lo que ellos son antes de llegar a la Mente Super-Consciente no lo sabemos, ni tampoco nos importa; lo único importante es que estos pensamientos nos llegan y que demuestran ser los adecuados para elaborar nuestra salud y nuestra felicidad.

La duda paraliza nuestros esfuerzos, y entonces no tratamos de obtener lo que deseamos. Sabemos que el pensamiento afluye a nuestras mentes en una corriente continua, pero nos parece que viniera de cualquier manera, sin obedecer ley alguna.

La idea antigua era, que cada persona tenía cierta dosis de talento o genio, y que más allá de ese límite no podía pasar. La nueva idea, ¡bendita sea!, es que no existe tan mezquina restricción, sino que hay, como si dijéramos, un gran excedente sobre esa medida, el cual suele quedar para siempre no utilizado por la persona que lo desea. No; la idea de la limitación ha sido eliminada; y ya el hombre va conociendo que tiene ante sí abiertas las puertas de esa Reserva Infinita.

Si deseáis intensamente realizar cualquier empresa, sabed que podéis hacerlo, no importa qué edad tengáis, ni cuán deprimida sea vuestra situación. Bastará entonces que abráis vuestra mente a la influencia Super-Consciente y dejéis que afluya a vosotros lo que con vosotros armoniza y que pondrá de manifiesto vuestro poder.

El pensamiento curativo desciende de la mente Super-Consciente, y de aquí el poder de estas bellas palabras: "He aquí cómo el poder curativo emana de nuestro Ser Interno, yendo a refrescar el cerebro enardecido, y llevando la calma a los nervios excitados". Si estás bajo el peso de un dolor intenso, ya sea físico o moral, repetid estas palabras, deseando con vehemencia que el poder curativo descienda sobre vosotros. Y en seguida esperad, esperad con toda fe que así ha de ocurrir. Y cuando haya llegado, sentiréis como sí un ligero rocío cayera suavemente sobre vuestro afiebrado cerebro, y vuestro sistema nervioso disfrutará de una paz indescriptible. Concentrad todos vuestros poderes en el solo esfuerzo de extraer todo lo que necesitéis de esta única Fuente o Reserva. Ella existe dentro de vosotros y también sobre vosotros.

No creáis que porque vuestro cielo mental está gris y pesada su atmósfera hoy, y porque quizás así haya estado por muchos años, deba continuar así siempre. Creedme cuando os digo que podéis entrar en nuevos mundos uno en pos del otro dentro de vuestra propia mente y encontrar que cada uno de ellos es más brillante y hermoso que el anterior. Al penetrar de uno a otro mundo nuevo, en vuestros estados conscientes, miraréis hacia atrás, a vuestro estado actual y os admiraréis de cómo os habéis podido mantener dentro de sus confines. El estado mental en que os encontráis ahora, será para vosotros, algún día la cáscara rota y la contemplaréis con incredulidad diciendo: "¿Es posible que haya salido yo de ahí?".

Como dice Emerson: "nos encontramos delante del gran enigma del mundo, allí donde el Ser pasa a ser apariencia, y la Unidad pasa a ser Variedad".

Empieza a ver un Todo Perfecto, un Bien Perfecto, no importa cuán imperfecta, incompleta y al parecer mala sea la Apariencia. La transición de la oscuridad a la luz es la imagen de la evolución del individuo; de las tinieblas de la ignorancia a la luz de la inteligencia, de la oscuridad del odio a la luz del amor, de la sombra de la desesperación a la luz de la esperanza, de la lobreguez del pesar a la luz de la alegría. El Todo es la suma de sus partes, por lo tanto, veo a todo ser viviente como una proyección del Todo, como una parte del Todo, y recibiendo la vida del Todo. El Todo no solamente es la suma de sus partes, sino sus partes son Él.

Día llegará, si es que no ha llegado ya, en que os veréis cual si procedierais continuamente del Padre. es en este sentido que sois hijos de dios, y no en el sentido del que imagina el cuerpo del hijo separado del cuerpo del Padre. Es de esta manera como Dios, el Padre, mediante continua emanación, se da a Sí Mismo, en sus hijos. Lo único que puede interrumpir esta armonía es el que nosotros no reconozcamos esta verdad. Estamos sólo parcialmente despiertos, respecto al conocimiento de nosotros mismos, pero tenemos que despertar muy luego a un conocimiento mayor, y este despertar nos proporcionará una mayor caudal de vida.

Charles Brodie Patterson hace con mucho acierto esta pregunta: "¿El Movimiento Metafísico ha encontrado su propia alma?". Yo contesto: No. El movimiento metafísico encontrará su alma cuando sus maestros y adherentes encuentren la propia, y no antes. Y, ¿qué entiendo yo por alma? Bien, tal vez pueda definirlo diciendo qué cosa no tiene alma, o más bien dicho dónde no está. la ciencia no tiene alma; la mecánica no tiene alma; el comercio no tiene alma; las matemáticas, la química, la astronomía, tampoco tienen alma. Sólo el intelecto basta para dominarlos. Ahora bien, aunque no podamos definir lo que es el alma, todos sabemos que es algo más elevado y mejor que la mera acción mental.

Toda vida se desenvuelve desde el interior, y todo individuo debe extraer de sí mismo su propia salud, su propia prosperidad, y su propia felicidad. Pero, al mismo tiempo que ocurre este desenvolvimiento interno, el individuo experimenta el influjo de agentes externos. de otra manera el crecimiento sería imposible. la pobreza, la enfermedad y la mala suerte, no son otra cosa que llamamientos para que el Poder Interno se manifieste, y es en este sentido que son buenas.

Elbert Hubbard dice: "Todos somos niños en el Kindergarten de Dios".

Sugerencia
La Autosanación es un AUTOAPOYO por el que todos podemos movilizar la energía interior para actuar de manera benéfica en el cuerpo. Sugiero usar la siguiente metodología dinámica de meditación que he adaptado de postulados de cientistas mentales como lo fue Kate Atkinson Boehme:
Ojos cerrados, estar cómodos, respiración suave. Irse gradualmente hacia lo interno y, en la quietud de lo interiorteniendo la visualizada sensación de esa realidad que uno es, repetir mentalmente de manera pausada:
Soy uno con el Espíritu Infinito de Vida. 

Ahora visualizar el abdomen y “ver” al plexo solar cual un sol que resplandece y nos llena con sus rayos de Energía. Mientras se lo está visualizando repetir:

Soy un Centro Radiante de Salud. 

A continuación visualizar los órganos, tejidos y células y repetir mentalmente esta afirmación:
  

En cada órgano, tejido y célula de mi cuerpo estoy recibiendo Armonía y Salud. 
 
Verse en la pantalla interior como ese centro radiante de Vida, Armonía, Sanación que está conectado con el Espíritu Infinito de Vida y nos hace llegar, mediante el Fluido Vital, sus rayos vivificantes a todo el organismo con la Fuerza-Energía que nos recorre, compenetra y nos hace sentir Bien, Muy Bien y Sanos.

Para finalizar se pueden repetir, como una sola, de manera secuencial las tres afirmaciones:

Soy uno con el Espíritu Infinito de Vida.Soy un Centro Radiante de Salud.En cada órgano, tejido y célula de mi cuerpo estoy recibiendo Armonía y Salud.


Reflexión
Es útil y necesario cambiar una pregunta que para nada nos ha beneficiado al afrontar realidades de la vida en el diario vivir:
¿Por qué a mi?

Borra esta plañidera pregunta de tu mente y pregúntate:

¿Para qué a mi?

Por ti mismo descubre la diferencia entre ambos interrogantes frente a un hecho negativo de la vida que ahora te preocupe.

Debo reconocer que me sorprendió gratamente encontrar hace unos años atrás, en un oscuro rincón de una tienda de libros usados, un librito para nada llamativo, teniendo en su interior los conceptos dejados por la sanadora mental Kate Atkinson Boehme, una joya del Pensamiento por su sabiduría, valor actual y, en especial, por haberlas ella expuesto hace casi 100 años. Representan un Inspirado y moderno Manual del Buen Pensar, lleno de potencias destinadas a activar el subconsciente del lector del presente. Lo otro que me llamó la atención es su énfasis en el SUBCONSCIENTE, al que ella no llamó inconsciente como de manera errada e inconsciente
 lo hizo Freud. La mente es como un iceberg, lo visible representa un 30% que corresponde al nivel consciente o fuente de los pensamientos, por debajo de ese nivel, o SUB, está ese misterioso 70% que rige nuestra vida, llamado subconsciente el depositario del Fluido Vital que nos hace llegar el alma y que él administra más allá del tiempo y del espacio. Como lo destaca Kate, el subconsciente puede ser controlado, para bien o para mal, por el consciente, es decir por nuestro modo de pensar.

Ojalá podamos comprender que la VIDA ES SUEÑO, sueño que se inicia con el que nacer y finaliza con el morir, o el despertar para el alma. Despertar en el que todo lo positivo del sueño es evaluado y enriquecido y en donde lo negativo no tiene cabida. Lo positivo en el alma se manifiesta luego de conocer la oscuridad de la vida y entre sus tinieblas encontrar por uno mismo la Luz; encontrar por uno mismo el Amor entre el odio; el Perdón entre la venganza; la Humildad entre la soberbia; la Sabiduría en la ignorancia.

Acepto e intento destacar en lo que escribo, que la enfermedad es un estado física de desarmonía celular y la Sanación es una acción mental sobre lo físico que ayuda a recuperar el equilibrio celular. Siendo, en la mayoría de los casos, la enfermedad respuesta a una condición mental negativa en un mundo acelerado, caótico que nos lleva hacia lo negativo. Somos occidentales y por algo tenemos un cerebro y una mente occidentalizados, y nuestra sanación está en manos de la Medicina Occidental, lo otro, llamado alternativo no lo acepto como Sanación, sí, si es serio, podría ser un complemento para nuestra medicina, pero no una sustitutiva alternativa. Lo que sí enfatizo es la importancia de la Actitud Mental del paciente frente a su enfermedad, si es positiva ayuda a una más eficiente acción de la terapia médica. No rechazo la realidad que hay sanadores, los menos, muy escasos, que tienen un don que no se hereda ni se enseña, se adquiere por Gracia más allá de los merecimientos mundanos de la persona que lo recibe.

Acepto otra realidad que los menos intentan entender: Lo irreal de lo que consideramos real. Si estás en este instante sentado, lo estás sobre algo sólido y fijo, si caminas lo haces sobre algo sólido y fijo. Sin embargo los físicos te dicen que eso sólido y fijo representa un 99.99% de vacío sustentado en átomos que son un 99.99% de vacío cuya base real sería un 0.01% de una probabilidad matemática en acelerado movimiento. Es decir estas sentado o caminas sobre algo irreal, vacío y en acelerado movimiento. Sin embargo eso para nosotros es sólido e inmóvil y así lo es porque nacemos con la mente programada para que así nos lo haga creer, sentir y apreciar. La Mente Superior dio lugar a esta manifestación que nuestra mente ve como materia, mundo, galaxia, universo, pero que para otra mente más sutil es un INEXISTENTE. Por lo tanto, nuestra mente en alguna medida tiene poder y control sobre eso irreal llamado materia que, a nuestros sentidos, gracias a la mente le permite ser. El principal control de la mente es sobre el propio cuerpo que consideramos real y es parte de la irrealidad. Por lo tanto, controlando la forma de pensar podemos manejar esa irrealidad haciéndola una mejor realidad a servicio nuestro.

Para que haya vida desde el instante en que el alma se hace cargo de un embrión-feto por medio de la mente que le sirve de vehículo intermediario, es necesario el constante e ininterrumpido flujo del Fluido Vital desde el alma hacia la mente, donde actúa con las Potencias de la Luz y el Amor que se ven oscurecidas según sea la evolución de cada individuo. Si se logra Pensar Positivo la Luz y el Amor sellan la puerto de lo denso mental, productor del pensamiento basura y activa lo sutil elaborador del Mejor Pensar, lo que aumenta el poder de la manifestación por medio del cerebro que recibe desde la mente las Potencias de la Fuerza, Energía e Información, la cual, si es positiva ayuda al desarrollo cerebral y, un cerebro más desarrollado permite una mayor expresión mental. Esta Fuerza, Energía e Información que recibe el cerebro a su vez es dirigida a todas y cada una de las células del organismo lo que les permite vivir, y si es positiva, trabajar en armonía. A su vez, toda respuesta exterior si viene con la Potencia de una vibración positiva, al llegar al cerebro y por su intermedio a la mente, por ser positiva por medio de la mente pasa al alma que sólo puede ser sensibilizada por lo sutil  ya que nada de lo denso negativo del plano de la materia para el alma es, y ello por la enorme diferencia de vibración entre lo tan sutil y lo denso. Esto positivo que llega al alma la ayuda a crecer. Por lo tanto SI PIENSAS MEJOR tu alma crece y se desarrolla y acortas con ello los cursos que el alma necesita en la Escuela de la Materia.

Si te preguntas ¿por qué debo entender lo que es la mente?, la respuesta es simple: Para usarla y usarla MEJOR, pues la media diaria de nuestros pensamientos, un acto consciente, representan un 70 % de basura. Saberlo te hace entender que como único programador de la mente que cada uno es, somos un fracaso espantoso. Saberlo nos puede motivar a reforzar el 30% positivo y limpiar el 70% de basura. Esto es lo que llamo REPROGRAMACIÓN MENTAL. Pero no termina acá el cuento, al Reprogramar la Mente actúas de manera cuántica sobre el cerebro dando lugar a una REINGENIERÍA CEREBRAL maravillosa en la cual la Fuerza, Energía e Información de tu mundo interior da lugar, en el cerebro que es del mundo exterior, a la creación, desde la aparente nada, de nueva y mejor materia cerebral, es decir, a un desarrollo cerebral que a su vez permite una mayor y mejor expresión de lo positivo mental. Por eso debemos entender la mente, y por eso lo repito tanto, y no me cansaré de así hacerlo. Esta nueva interacción mente cerebro hace aflorar en uno la realidad del Mundo Interior y lleva a entender la razón de ser y vivir, lo que para los más es una sinrazón de ser y vivir.

El GRAN SANADOR está en uno mismo, en el consciente acto de Pensar en Salud y Armonía, canalizando la Fuerza del Positivo Pensar hacia la específica acción de Sanar, reforzando con ello la terapia médica que estamos recibiendo. Antes de pretender proyectar esta Fuerza Interior hacia los demás, seamos primero capaces de usarla bien en nosotros mismos revirtiendo los efectos en el organismo del negativo modelo de pensamiento que nos hace enfermar. Ayudarse con la AUTOSANACIÓN, es decir con una Actitud mental Positiva frente a la correcta terapia médica que se recibe, favorece la acción de recuperación que nuestro médico inició. Esto es un don natural que está en todos y lo usamos sin darnos cuenta de ello. Ser sanadores de otros mediante la mente ya es otra cosa, es un don que pocos, los menos tienen activado y ese don no se enseña, es decir NO HAY ESCUELA REAL DE SANADORES. El don se manifiesta al ser "tocados" por la varita mágica de un Orden Superior al nuestro, en donde el sanador pasa a ser simple intermediario de ese Orden Superior. Si una ampolleta ilumina tu pieza, no es la ampolleta la fuente de la luz, sólo actúa de agente intermediario y desechable para que la luz se manifieste. Lo mismo sucede con los reales sanadores en los que el don se manifiesta hasta que la vanidad, la ambición y el halago se los hace perder, se les rompe el filamento de la ampolleta de sanación...  y no vuelven a sanar a nadie más. En cambio, usar la mente Pensando Positivo, actuando mediante la Visualización, el Autoapoyo y la repetición de afirmaciones positivas para favorecer al organismo y tener éxito en la vida, a nadie le está vedado intentarlo y lograrlo en la medida de la fe, constancia y anhelo de que sea así.

Modernos investigadores han demostrado que hay reales sanadores que sanan, sin ellos saberlo, mediante su visualización y otros lo logran por una energía que fluye desde sus manos al momento de ayudar a sanar. Pero, y lo recalco, esto sólo sucede con reales sanadores, quizás uno entre mil que afirman serlo por tener algo de éxito (el caso) gracias al efecto Placebo que inducen en el paciente y no porque ellos tengan el Don de sanación. Está científicamente estudiado y demostrado el efecto Placebo en el que una droga que no lo es tal sana a un porcentaje de enfermos que creen que es un real remedio para su mal. Un real sanador debe superar de manera significativa los resultados del efecto placebo si quiere ser reconocido como tal y, a su vez, entre ellos, los menos son notables sanadores, que sí los hay.

La Fuerza Interior que llamo Fluido Vital, la recibe el alma del espíritu y, desde el alma que dio lugar a la mente por su intermedio llega al cerebro. El alma tiene su propia mente que la formó el espíritu y por medio de ella recibe la chispa de vida que el espíritu le hace llegar. El espíritu. emanado desde lo Inmanifestado en DIOS está ligado a la Mente Cósmica Universal, actuando desde lo Manifestado en DIOS, que ES en nosotros y somos en ÉL por ser espíritus emanados de manera increada desde lo Inmanifestado en ÉL hacia SU Creación o lo Manifestado por obra de SU PENSAMIENTO. Cada uno como espíritu vino con una personal y específica misión de vida en las vidas de los diferentes planos de la Creación, siendo lo Creado un algo Ilusorio y Transitorio que tan sólo la mente puede apreciar, en este plano de evolución como realidad.

Lo que interesa que en este Ilusorio Mundo, una realidad para la mente, es que dejemos de vivir ignorando quiénes somos, pues nuestra misión es la de buscar la Respuesta del ¿quién soy yo?, cuya búsqueda se la hace, vida tras vida, de manera errada afuera y, de tumbo en tumbo, de frustración en frustración hasta que llega el día en que uno, por sí mismo logra irse hacia la Realidad Interior. Desde ese día se queda conectado a la Voz del Alma que cada vez, a pesar de la algarabía ensordecedora actual del mundo exterior, se irá haciendo audible y permitiendo que uno de lugar a la Reprogramación Mental con su consiguiente Reingeniería Cerebral y, la actual mutación positiva en el genoma celular que nos va llevando desde lo humano a lo suprahumano, de hombre a superhombre, dando la nota del Cambio que lo será, no por nosotros, sino que por Gracia del Enviado que llega... Cabe la pregunta: ¿Si afuera no has encontrado lo que buscas, por qué insistes y no vas al lugar adecuado? ¿Por qué no inicias ya la Gran Aventura del autoconocimiento y la búsqueda de la Verdad en ti mismo, olvidando, en todo orden de cosas, a tanto opinólogo que ahora prolifera? Para ti, la única opinión válida es la que desde lo interno te llega... pues la recibes mediante el DISCERNIMIENTO.


Dr. Iván Seperiza Pasquali

Extraído http://mundomejorchile.com/R29.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario